¿Muerte digna?La Legislatura neuquina aprobó recientemente y por amplia mayoría la Ley denominada de “Muerte digna”, que, entre otros puntos, proporciona a los pacientes el derecho a elegir qué tratamiento recibir, además de darle la posibilidad de optar por no por prolongar su vida con métodos artificiales. La nueva ley tiene algunos antecedentes, como una ley similar promulgada en la vecina provincia de Río Negro en 2007, otra en España en el año 2004, y una declaración de principios elaborada en la provincia de Mendoza.

Según especialistas de la Asociación Médica Argentina, “una muerte digna tendría que tener tres condiciones: Sin dolor insoportable, ya que no hoy dignidad en un sufrimiento evitable; con capacidad para recibir y transmitir efectos, ya que es el momento de la entrega total; y con lucidez, si el paciente la pide, ya que es el momento, más trascendente de la vida, desde el punto de vista reflexivo. Es el instante en que mensurando lo vivido se puede desentrañar el destino y descifrar el verdadero sentido de lo vivido”.

La polémica continua. entre quienes afirman que la vida no puede interrumpirse por decisión personal y que quien tiene la última el derecho de hacerlo es Dios mismo; y quienes otorgan al ser humano la responsabilidad total sobre sus hechos y decisiones.

Deja un comentario