Minería y ¿Desarrollo?

Fuente: www.infomineria.org, www.noalamina.org

Los proyectos mineros no crean mucho empleo:

La minería industrial no crea muchos puestos de trabajo. Mundialmente, la minería solo emplea al 0,5% de la fuerza laboral y contribuye con tan solo 0,9% del PIB mundial. El cuento de la creación de fuentes de trabajo, en otras palabras, es puro cuento. Y es más, la mayoría de los empleos no benefician a los moradores de las comunidades, como perfectamente ilustra el caso de la mina de Selva Alegre (La Farge) que solo emplea a unos pocos lugareños, y que últimamente, para ampliar la producción, optó por traer cientos de jornaleros de la China.

En el Perú, la gran minería emplea a poco más de 75.000 personas, lo cual representan alrededor del 0,9% de la población económicamente activa (PEA) en el país. En Chile, emplea alrededor de 78.000 personas, 1,4% de la PEA, y en Brasil a 91.000 personas, alrededor de 0,1% de la PEA. El economista peruano Juan Aste Daffós señala que “la actividad minera no tiene un efecto multiplicador en las regiones, pues las compras de la empresa a nivel local son mínimas y la capacidad de generar empleo se reduce cada vez más debido al desarrollo tecnológico”.

¿Desarrollo? ¿Para quién?
Potosí y Oruro son regiones bolivianas dedicadas en gran parte a la minería. Según el Instituto Nacional de Estadística, Potosí y Oruro son los departamentos más pobres de Bolivia. En Oruro, siete de cada 10 habitantes viven privados de agua, electricidad y servicios básicos de salud, mientras que en Potosí, ocho de cada 10 viven en la pobreza extrema. En el Perú, los departamentos donde prevalece la minería ostentan los más altos niveles de pobreza en el país. Cajamarca, donde está ubicada la Minera Yanacocha, la mina de oro más grande de América Latina, es el quinto departamento más pobre del país con 77,4% de su población viviendo en la pobreza y 50,8% en la extrema pobreza.

Para un país tan pobre como Bolivia, la reparación ambiental para los niveles actuales de explotación necesita un presupuesto de por lo menos $10 millardos. Quienes realmente deberían pagar son las coronas española e inglesa [en referencia a la deuda que se arrastra desde la Colonia], pero ahora paga el pueblo boliviano.

Relación pobreza-minería
Los datos hablan por sí solos: La minería no solo que no resuelve los problemas sociales o económicos en países en desarrollo y dependientes de esta actividad, sino que los ahondan. Esta verdad ineludible fue reafirmada por el informe del 2002 de la Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo sobre los países menos desarrollados. (RelacionMineriaPobreza.pdf)

Deja un comentario