¿Raza aparte?¿Raza aparte? ¿Nueva cultura? ¿Lectura genética que explica la cualidad de adaptación a los locos tiempos que corren?

“Los argentinos somos como un perfume en extracto: nuestra historia es bastante corta en años si se la compara con la de gran parte de los pueblos del mundo. Pero nos encargamos, con una extraordinaria habilidad, de que en apenas 200 años pasaran unas cuantas cosas”, la frase pertenece a Guillermo Olivito, escritor, y habla de nuestras rarezas criollas y de la inmutable cualidad de estar siempre bien… a pesar de los muchos golpes que recibimos como sociedad.

 

Otros pensadores opinan que las muchas crisis por las que hemos pasado nos han marcado como pueblo. Y si… uno no puede menos que concordar con eso.

Pensemos si no en lo que ha vivido un argentino promedio de… digamos… 40 años: golpes militares, pobreza extrema, euforia efímera durante el primer gobierno de Menem, los bonos de sup-Herman, el efecto Tequila, el efecto Arroz, el corralito y el corral más grande, la crisis del 2001, los cacerolazos, el “que se vayan todos”, el helicóptero de De la Rúa, el gobierno “touch and go” de Rodríguez Saa, la vuelta despacito al sistema, decenas de devaluaciones y una convertibilidad…, el peso, el austral, el peso argentino y de vuelta el peso… pasando por bonos, patacones y bonus track de todo tipo.

Ahora: el gobierno K&K, la producción, la crisis del campo, la inflación, la falta de oportunidades ciclotímica y, para cerrar, se nos viene el “efecto Jazz”… seguro me olvidé de un montón de cosas.
Por ahí el “ser argentino” es una raza aparte, o una cultura nueva, o simplemente un rasgo más de esta humanidad profundamente audaz, vertiginosa y cambiante… que sólo sabe adecuarse al ritmo de los nuevos tiempos.

Compartir
Artículo anteriorFuerzaMaru!.com
Artículo siguienteKylie in Argentina!

Deja un comentario