El mundo en una bolsaEl país de las “recetas milagrosas” se está cayendo luego de enfermarse por tomar de su propio remedio… Por supuesto que va a levantarse, pero mientras no lo haga el resto del mundo debería bajar un cambio y aprender la lección

El lunes finalmente comenzó a darse lo que todo el mundo temía: las bolsas de todo el mundo comenzaron a caer en efecto dominó acompañando la baja de más del 7% en Wall Street luego que el Congreso estadounidense no aprobara el salvataje millonario a empresas y bancos en quiebra.

Ahora, como seres pensantes que somos sabemos que no nos podemos quedar sólo con lo que nos dicen las noticias. ¿Es importante para nosotros si la bolsa sube o baja? ¿Explica eso lo que realmente está ocurriendo o es sólo un síntoma?

Por supuesto, la realidad es mucho más compleja y simple a la vez. Todo comenzó con una economía en continuo crecimiento que no tenía apoyo en la economía real. Hablamos de EEUU y lo que se conoce como burbuja financiera, que en el país del norte comenzó a explotar con la crisis del mercado inmobiliario.

Una casa que hasta hace un año tenía un valor de 250 mil dólares, pasó de pronto a los 500 mil y, en menos de lo que canta un gallo, llegó al millón de dólares. Pero hablamos de la misma casa… ¿qué hizo que subiera tanto? Tan solo la especulación.
Esto ocurrió en todas las ramas del mercado y, cuando la economía comenzó a desacelerarse, las diferencias entre capital invertido y capital real son enormes brechas en las ganancias.

Bancos y empresas de renombre se están cayendo a pedazos a pesar que hasta hace solo un mes sus ejecutivos cobraban unos 17000 dólares por día.
El país de las “recetas milagrosas” se está cayendo luego de enfermarse por tomar de su propio remedio… Por supuesto que va a levantarse. Pero mientras no lo haga, el resto de los pequeños mercados deberíamos bajar un cambio y aprender la lección.

Deja un comentario