(Créditos: http://photos.micmon.net)Dentro de los problemas que puede tener nuestro rostro, la sequedad es uno de los más habituales de la piel.

Ésta se produce, por ejemplo, durante el verano por la cantidad de tiempo que estamos expuestos al sol. Sin embargo, no hay nada que no se pueda arreglar con buenos cuidados para recobrar la luminosidad de la piel y darle esa frescura y vitalidad que necesita.

 

Una de las principales causas de la sequedad es la falta de hidratación de la piel. Muchas veces, no basta con hidratarla a conciencia, ya que en muchos casos, cuando se tiene la piel seca, nunca es suficiente el grado de hidratación.

También es muy normal que aumente el grado de sequedad con el paso del tiempo. La edad es un factor determinante, ya que con ella disminuye el funcionamiento de las glándulas sudoríparas o sebáceas provocando que la piel se afine y se debilite el sistema circulatorio.

Hoy no es nada difícil hidratar la piel debido a que existen numerosas marcas en el mercado que ayudan a combatirla. De todas maneras, antes de ponerte cualquier crema prepara tu rostro para que esté en perfectas condiciones. Es recomendable, para hidratar la piel en profundidad, que esté en perfectas condiciones de receptividad.

Evita los productos de limpieza y aseo (jabones, lociones y perfumes) muy fuertes, ya que resecarán más tu piel.Aplica una crema hidratante y procura salir a la calle “protegida” para que el aire y el frío no te afecten. Más info en muymoderna.com

Compartir
Artículo anteriorTortas de Navidad
Artículo siguienteLa Propuesta Armani

Deja un comentario