Cambio horarioEl gobierno nacional presiona para volver al cambio horario durante el verano, comenzaría desde el 19 de octubre. Mientras, decenas de provincias, con Mendoza y San Luis a la cabeza, se oponen taxativamente a la idea que ya ha generado más problemas que beneficios.

Este año, Mendoza impuso su punto de vista al menos sobre su territorio. La Legislatura mendocina sancionó su propia ley para fijar la hora adoptando los husos 3 y 4 como horarios invernales y estivales, o sea que no habrá cambio horario en la provincia.

 

“Existe una diferencia de 45 minutos en la recepción de luz solar con respecto a Buenos Aires, que ocupa una franja solar que no es compatible con los usos y costumbres de los mendocinos, ubicados hacia el Oeste y a una altura por encima del nivel del mar”, sostuvo la senadora Gray, autora del proyecto.

Las cámaras de comercio de muchas otras provincias también están presionando a sus gobiernos para que no acepten el cambio horario.
Argentina es un país con territorio suficiente para tener distintos husos horarios. ¿Las provincias estarán diciendo a Buenos Aires que no van a seguir soportando su política unitaria de fijar horarios que sólo le conviene a la costa atlántica?.

{sharethis}

Deja un comentario