Cáncer de Cuello Uterino¿Qué es el cáncer de cuello uterino?

El cuello uterino es la parte inferior del útero (la matriz).
Este cáncer (también conocido como cáncer cervical) se origina en la membrana que recubre el cuello uterino. Este cáncer no se forma repentinamente. En sus inicios, algunas células comienzan a convertirse de células normales en células pre-cancerosas, y luego en cancerosas. Este proceso de cambio puede tomar varios años, aunque a veces sucede con mayor rapidez.

 

Para algunas mujeres, estos cambios pueden desaparecer sin tratamiento alguno. Sin embargo, lo más común es que se requiera tratamiento para impedir que se conviertan en un verdadero cáncer.
Existen dos tipos principales de cáncer del cuello uterino: entre el 85% y el 90% de los casos son carcinoma de células escamosas y entre el 10% y 20% son adenocarcinoma. Si el cáncer tiene características de ambos tipos se conoce como carcinoma mixto.

El cáncer de cuello uterino es una enfermedad de lenta evolución que puede producirse en el cuello del útero de la mujer, a partir de que esta comienza a llevar una vida sexual activa, esto es, a partir de que comienza a mantener relaciones sexuales. Se produce como consecuencia de lentos cambios al nivel de las células del cuello uterino, resultando de esto una incontrolable multiplicación celular, que invade el útero y órganos vecinos.
La mayoría de los casos de cáncer de cuello uterino ocurre entre los 30 y los 55 años de edad. Pero actualmente, se está observando en mujeres menores de 25 años, teniendo en cuenta como posible factor de riesgo la promiscuidad y/o números de parejas. Si la enfermedad se detecta a tiempo y se trata, puede lograrse la curación en la mayoría de los casos de lo contrario, si no es tratada, puede producir la muerte.

En todo el mundo, el cáncer de cuello de útero es el segundo cáncer más común en mujeres (después del cáncer de mama). La Organización Mundial de la Salud calcula que actualmente hay más de 2 millones de mujeres en el mundo que tienen cáncer de cuello de útero. Cada año, se diagnostican 490,000 nuevos casos. Eso es más de 1,350 casos nuevos por día.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, cerca de 650 mujeres en todo el mundo morirán diariamente de cáncer de cuello de útero.
El cáncer de cuello uterino es un serio problema de salud pública. Es teóricamente evitable, prevenible, con un muy prolongado período en que puede ser detectado y tratado en forma curativa. En otras palabras, las pacientes tendrían amplia oportunidad para acceder a la atención médica que detectase las etapas “pre-malignas”, o la lesión maligna incipiente, con recursos tan simples como un Papanicolaou (Pap). Desde este análisis, prácticamente toda muerte por cáncer de cuello de útero es (además de una tragedia), un dedo acusador apuntado a la situación de salud pública, y a una falta de acceso a cuidados médicos elementales.útero

¿Quién puede padecer cáncer de cuello uterino?
Toda mujer puede tener cáncer de cuello uterino a partir de que comienzan una vida sexual activa, es decir, a partir de que comienzan a mantener relaciones sexuales.

El riesgo de padecer cáncer de cuello uterino está muy asociado a las infecciones de transmisión sexual con ciertos tipos de virus. Si no se realiza un tratamiento adecuado, la infección con estos virus puede ocasionar cambios celulares que pueden conducir al cáncer de cuello uterino.
La posibilidad de contraer estos virus, está asociada a las relaciones sexuales sin barrera de protección (preservativo) con una persona que es portadora del virus.

Esta enfermedad es uno de los tipos de cáncer más frecuentes entre las mujeres y se sabe que en su desarrollo está involucrado el virus del papiloma humano (VPH) causante de infecciones trasmitidas por vía sexual. Sin embargo, algunas investigaciones han demostrado que existen otros factores que acrecientan la aparición de este cáncer, entre los que se destacan el número de compañeros sexuales, el inicio precoz de la actividad sexual, fumar durante un largo periodo, el uso de anticonceptivos orales, el antecedente personal de enfermedades transmitidas sexualmente, entre otros.
Una gran parte de las infecciones causadas por el VPH son temporales y se eliminan de manera espontánea, sin tratamiento; sin embargo, algunas persisten en el tiempo y forman lesiones pre-cancerosas que finalmente se convierten en cáncer.

¿Cómo se puede prevenir el cáncer de cuello uterino?
Para la prevención del cáncer de cuello uterino se utiliza el test de Papanicolaou, en el que se buscan alteraciones celulares precoces, pre-cancerosas en las células del cuello uterino.

En la actualidad existe una vacuna que evita la infección con el HPV; ésta protege frente a cuatro tipos de virus, incluyendo los más agresivos de HPV (el tipo 16 y 18) responsables del 70% de los casos de cáncer de cuello uterino, así como de otros tipos (6 y 11) que generan alrededor del 90% de las verrugas genitales. La vacuna que se administra en tres dosis solo puede ser aplicada a mujeres entre 9 y 26 años, preferentemente mujeres vírgenes o en caso de ser activas sexualmente realizar previo estudio citológico (Pap). Aunque muchos especialistas consideran que el desarrollo de esta vacuna es un avance en la prevención del cáncer, la citología no deja de ser la medida preventiva más efectiva.

¿Qué se puede hacer para detectar precozmente el cáncer de cuello uterino?
El cáncer de cuello uterino puede curarse si se detecta precozmente. Pero el cáncer de cuello uterino, así como los procesos pre-cancerosos iniciales, no duelen, por lo que pueden estar presentes durante mucho tiempo en mujeres que no tienen ningún síntoma. Por esta razón es necesario realizar un examen, aunque las mujeres se encuentren sanas.

El examen que permite detectar en forma precoz las lesiones celulares asociadas al cáncer de cuello uterino, es el Papanicolaou (Pap). . Este método que fue desarrollado hace más de 60 años, es fácil de realizar y tiene una alta efectividad a un costo relativamente bajo.

El Pap es un examen simple, sin dolor y rápido. Para realizarlo, se raspa suavemente el cuello uterino, para obtener una muestra de células y se coloca en un pequeño vidrio para ser examinada posteriormente con el microscopio. En este examen puede observarse si existen células anormales, que indicarían la presencia de cáncer de cuello uterino, mucho antes de que la mujer tenga algún síntoma.

cáncer de cuello uterino

Por esta razón, el Pap es la mejor forma de lograr una detección precoz del cáncer de cuello uterino, y de aumentar las posibilidades de tratamiento exitoso de esta enfermedad.

¿Cuáles son las condiciones que debe reunir una mujer para realizarse el examen de Pap?
La primera condición que debe cumplirse para que una mujer se realice el examen de Pap es haber iniciado su vida sexual activa, es decir, haber empezado a mantener relaciones sexuales.

Para realizarse el examen de Pap, la mujer no debe estar con la menstruación, no debe haberse realizado lavados vaginales o aplicado óvulos vaginales durante las últimas 24 horas previas al examen, no debe tener flujo vaginal anormal (que le esté produciendo mal olor, ardor o picazón) y no debe haber mantenido relaciones sexuales durante las 24 horas previas al examen.
Estas condiciones son útiles para que la muestra de Pap que se obtiene para el análisis sea de buena calidad.

¿Qué puede hacer usted?
➧ Difunda esta información para que toda la población, y en particular las mujeres, sepan que el cáncer de cuello uterino puede prevenirse o tratarse y qué se debe hacer para esto.
➧ Utilice preservativos ante contactos sexuales nuevos, ya que esto evitará la infección con virus que pueden desencadenar el cáncer de cuello uterino, además de que también reducirá el riesgo de contraer otras enfermedades de transmisión sexual.
➧ Si es una mujer sexualmente activa, hágase el examen de Pap periódicamente y siga las indicaciones del médico.
➧ Consulte de inmediato al médico si tiene pérdida de sangre entre una menstruación y otra, o después de mantener relaciones sexuales, o después de un lavado vaginal, fuera de la época menstrual.

Fuentes consultadas
Organización Panamericana de la Salud. Documento Situación Epidemiológica Internacional. 2007. Consultar en: http://www.sld.cu/galerias/pdf/sitios/vigilancia/sei230307.pdf
Organización Mundial de la Salud. Sitio web: ww.who.org
Asociación Española contra el Cáncer. Sitio web: http://www.todocancer.com
Instituto Nacional del Cáncer de los Estados Unidos (NCI, por sus siglas en inglés). Sitio web: http://www.cancer.gov/espanol/.
Instituto Nacional de Cancerología. Incidencia estimada y mortalidad por cáncer en Colombia, 1995 – 1999. Colombia: Ministerio de la Protección Social; 2005.
Ministerio de Salud de la Nación, Subsecretaría de Investigación y Tecnología, Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud “Carlos G. Malbran”, Instituto de Nacional de Enfermedades Respiratorias “Dr. Emilio Coni”

Lic. en Obstetricia
Sacomandi, Denise

{sharethis}

Compartir
Artículo anteriorVolveré y seré millones
Artículo siguienteBajo Bandera

Deja un comentario