Tratamiento de residuosEl gobierno bonaerense analiza con especialistas ambientales de Singapur el sistema aplicado en esa ciudad para reducir y reciclar los residuos sólidos, según informó el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS).

Especialistas ambientales de la provincia de Buenos Aires y Singapur intercambiaron ideas en el marco del encuentro mundial de la Asociación Internacional de Residuos Sólidos (ISWA) que se desarrolla en esa ciudad asiática su encuentro mundial para el calendario 2008.

 

En la charla, los especialistas de Singapur contaron que diariamente se generan cerca de 15.000 toneladas de residuos de las cuales 8.320 se reciclan y 6.500 se incineran en 4 plantas que transforman los residuos en energía eléctrica, aportando 3% del consumo total del país.

Detallaron que casi 2.000 toneladas de inertes, producto de la separación, van al relleno sanitario de Semakau, una isla ubicada a unos 25 kilómetros del continente y que tiene una dimensión de 350 Hectáreas.

Los enviados bonaerenses encontraron varias similitudes entre los problemas de las áreas metropolitanas de Buenos Aires y Singapur, como la necesidad de incorporar a los cartoneros al circuito del residuo y la generación de gran cantidad de deshechos recuperables.
En Singapur, para los hogares existe, aparte de la recolección normal, un canal informal compuesto por personas que van puerta a puerta recolectando papel, ropa y viejos equipos electrónicos.

En esa ciudad asiática, pasaron de reciclar 15% en 2001 al 63% para 2007, para lo cual dispusieron tachos para reciclaje, colocando más contenedores para que ningún vecino deba caminar más de 150 metros para llevar sus deshechos.

Singapur está dentro del ranking de las 50 ciudades del mundo con mejor calidad de vida para sus habitantes junto a Zúrich, Viena, Hamburgo, Montreal y San Francisco.

En Singapur, el servicio de recolección está privatizado y las empresas son las que cobran por el servicio directamente a los vecinos. Estas empresas se esfuerzan para separar mejor sus residuos y reciclarlos ya que el costo por la incineración es muy alto y debe ser abonado por ellas al Estado.
Con la intención de reducir este costo, las empresas recolectoras, día a día intentan recuperar más y más residuos.

Contaron también que durante los comienzos del Plan, el Gobierno repartió bolsas de residuos a los vecinos y colocó tachos en los edificios y casas para disponer materiales que se puedan reciclar, esto fue parte de un programa que perdura actualmente llamado National Recycling Programme (NRP).

Desde 2002 trabajan en las escuelas donde colocaron tachos para recuperar papel, latas de bebidas y botellas de plástico, así con el trabajo apuntado a la educación se ha logrado generar un cambio cultural en materia ambiental que les permite mantener los estándares de reciclado tan altos.(Télam)

{sharethis}

Deja un comentario