La corte Suprema de Justicia de la Nación dictó la Inconstitucionalidad del articulo 41 de la Ley de Asociaciones Sindicales metiendo el dedo en la yaga, y las repercusiones no se hicieron esperar, es que no es para menos se trata nada mas ni nada menos de regular quien logra la legalidad en la representación del sector trabajador en todo tipo de negociación con la patronal.

Hasta ahora la Ley le brindaba la representación gremial solamente a un sindicato por actividad, pudiendo haber mas asociaciones civiles de trabajadores, pero sin personería gremial. El fundamento de ésta antigua ley es la necesidad de unificar la representación para que no se fragmente el movimiento obrero.

Si bien la medida decidida por la Corte Suprema apunta sólo a la elección de los delegados, abre la puerta a la posibilidad de existencia de varios sindicatos por actividad. Esta resolución fue muy bien tomada por la C.T.A. quienes avanzaron en el reclamo de la personería gremial para su central y sus asociaciones afiliadas, mientras que dirigentes de la C.G.T. manifestaron que” para la justicia social hoy es un día desafortunado”. Mas allá de la diferencia entre las centrales de trabajadores, la medida tendrá un impacto en los lugares de trabajo ya que permitirá que los trabajadores elijan delegados sin pasar por las cúpulas sindicales.

El debate que abre ésta resolución es si verdaderamente se va a democratizar el movimiento obrero, que hoy se encuentra con escasa o nula representación en muchos sectores de la actividad económica nacional, o va aportar a mayor fragmentación del sector. Yendo a algún ejemplo podemos decir que es negativo cuando los trabajadores se encuentran rehenes de delegados de un sindicato único que no los representan o se prestan a negociados oscuros; pero también es poco positivo realidades como las de la docencia de la Capital donde hay 17 asociaciones sindicales que representan al sector.

Deja un comentario