RespiraciónEl stress, las crisis, los nervios… nos llevan a respirar mal y, aunque no lo creamos, eso resulta en problemas orgánicos y pérdida de la energía vital. Técnicas para hacerlo correctamente.

Echemos un vistazo a un bebé mientras duerme y veremos cómo su barriguita se eleva y desciende rítmicamente. Esto se debe a que los bebés todavía no han aprendido a respirar incorrectamente.

Esta respiración diafragmática, que emplea el diafragma para respirar y no el pecho o los hombros, es una de las técnicas respiratorias básicas que nos ayudará a mejorar nuestra respiración y a reducir el nivel de estrés.

Muchas de las técnicas para respirar correctamente surgieron en Oriente, algunas hace siglos. Esta sección presenta una pequeña muestra de esas técnicas.

-Respiración Chi: es una técnica empleada en artes marciales. Ayuda a regular y a controlar la respiración para estimular la concentración y reducir el estrés asociado a la actividad física. Las artes marciales se basan en gran medida en la comunicación con el espíritu y en la búsqueda de la paz.

-Nadi Shodhana: es un ejercicio respiratorio practicado en yoga. Al igual que las artes marciales utilizan la respiración para facilitar la tranquilidad, el yoga requiere respiraciones profundas para desarrollar un estado de serenidad, directamente relacionado con la respiración regular y relajada.
La técnica es la siguiente:

1. Coloque el dedo índice en el lado izquierdo de la nariz, hasta cerrarlo.
2. Respire despacio y profundamente por el lado derecho.
3. Utilice el dedo índice para cerrar el lado derecho de la nariz.
4. Suelte el aire despacio por el lado izquierdo.

-La respiración de limpieza: sentado en una posición cómoda, échese si puede. Cierre los ojos e inspire despacio y profundamente. Al inspirar, visualice el aire que respira. ¿Es de algún color? ¿Está limpio? Visualice el camino que sigue el aire inspirado, centrándose en diversas partes del cuerpo, pies, manos, etc.

-La respiración de energía: de nuevo, colóquese cómodamente, pero esta vez empiece respirando profundamente varias veces. Visualice el sol e imagine los rayos llegando hasta su piel. Al respirar, imagínese inhalando los rayos solares. Imagínese que su cuerpo se refresca y rejuvenece.
Exhale y sienta el efecto de la luz en su cuerpo. Esperamos que estos ejercicios le ayuden no sólo a aprender a respirar correctamente sino también a encontrar paz interior.

Deja un comentario