La nueva pirámide de EgiptoUn equipo de arqueólogos egipcios rescató de entre las arenas de Sahara, al sur del valle de los Reyes, los restos de la pirámide de la reina Sesheshet, que formó parte del imperio faraónico hace 4300 años.

Ante decenas de medios de comunicación, el célebre y mediático arqueólogo Zahi Hawass, secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto, mostró hoy al mundo el último tesoro que el país ha salvado del olvido y de la arena.

Cuatro milenios después de su construcción aún se mantienen en pie cinco metros de la estructura original, que en el pasado llegó a medir quince metros con una inclinación de 51 grados. Las excavaciones comenzaron hace dos años, pero hace apenas dos meses resultó claro para los arqueólogos que la estructura de cinco metros de altura bajo la arena era una pirámide.

La base de la pirámide fue descubierta a “20 metros de profundidad bajo la arena y también se encontró un pasaje que conduce a la sepultura”, agregó el ministro de Cultura egipcio.

Sexta dinastía
Sesheshet, reina de Egipto, fue la madre del rey Titi (2323-2291 a.C.), el primer faraón de la sexta dinastía, cuya pirámide se encuentra a pocos metros de la que hoy ha sido presentada.
“Aún no hemos entrado en la cámara de la pirámide”, comentó Hawass, pero pronosticó que en su interior encontrarán “inscripciones que hablen de Sesheshet”.

Deja un comentario