El Principito, personaje creado por Antoine de Saint-Exupéry, amado por generaciones… eligió volver a la Tierra y nada menos que a un país muy conocido por nosotros: Argentina.

Sí, aunque cueste creerlo fue finalmente un escritor argentino, Alejandro Roemmers, quien consiguió lo que cientos intentaron antes y no lograron: que la familia de Saint-Exupéry le diera los permisos legales para publicar un segundo libro basado en la historia creada por el aviador francés y que millones de personas en el mundo tienen como su libro de cabecera.

“El regreso del joven Príncipe” es el título del libro que cuenta el viaje por la Patagonia de un argentino y un adolescente hambriento al que recoge y que resulta ser el Principito, ya crecido, y de regreso a la Tierra.

La comunidad literaria internacional está sorprendida por el permiso de la familia del escritor francés a este libro. Y sin embargo, los descendientes de Saint-Ex han dicho que el aviador amaba a la Argentina y qué mejor que este país para dar nacimiento a una nueva aventura.

Frédéric d´Agay, sobrino nieto de Saint-Exupéry, bendijo el libro de Roemmers, porque en sus numerosos viajes a la Argentina pudo “descubrir cuán amado y conocido es Saint Ex “, y que “los argentinos creen que el autor es prácticamente argentino y que su héroe ha nacido entre ellos”.

En el prefacio, el sobrino nieto se pregunta: “¿Acaso no dicen que la isla que está a la entrada de la península Valdés fue el modelo de la boa que traga al elefante? ¿Y que los picos de la cordillera de los Andes son los que trepa el Principito para escuchar el eco y admirar la Tierra?”.

El nuevo libro es un recorrido espiritual desde lo cotidiano hacia lo trascendente. Ambos viajan por la estepa sureña. A lo largo del viaje, ambos develan los grandes interrogantes de la existencia, aunque el mundo al que vuelve el joven Príncipe es hoy más cruel y egoísta.

Deja un comentario