DiabetesLos diabéticos tienen tres veces más de riesgo de sufrir un infarto e insuficiencia cardíaca, alertó hoy un informe del Instituto Cardiovascular de Buenos Aires (ICBA).

La falta de control de la diabetes, que se manifiesta con altos niveles de glucosa en la sangre, es uno de los principales factores de riesgo cardiovascular que puede ocasionar la muerte.

 

Isaac Sinay, jefe de la sección Diabetes del ICBA, confirmó a Télam que “la posibilidad de padecer insuficiencia cardíaca, enfermedad coronaria, infartos o accidentes cerebrovasculares se multiplican por dos y hasta por tres en el caso de los pacientes diabéticos”.

Sinay sostuvo que “todas esas complicaciones se pueden prevenir con un buen control de la enfermedad, que implica no sólo tener niveles bajos de azúcar en sangre sino, además, un buen control del colesterol y de otros lípidos”.

El especialista agregó que “también debe controlarse en el diabético la presión arterial y es fundamental que no fume”.

Pero destacó que “lo más importante es la detección precoz de las complicaciones, para impedir su progreso”.

El informe médico precisa que el 90% de los pacientes inician su diabetes pasados los 30 ó 40 años.

A ellos se los denomina diabéticos tipo 2 y son controlados con planes de alimentación, actividad y medicamentos por vía oral durante algunos o varios años.

En muchos casos, al principio la diabetes no presenta síntomas, lo que genera que entre el 30 y 40% de quienes la padecen la ignoren y estén expuestos a diversas complicaciones.

Las estimaciones médicas indican que más de 2 millones y medio de argentinos padecen diabetes.

Además de las complicaciones cardiovasculares, otras patologías que provoca son la retinopatía diabética con riesgo de pérdida de visión, la neuropatía diabética con posibilidades de afectación de miembros inferiores y eventuales amputaciones y la nefropatía diabética con riesgo de insuficiencia renal.

Sinay explicó que “una glucemia igual o mayor a 126 mg/dl que se repita dos veces, es diagnóstico suficiente de diabetes”.

“En caso de que haya síntomas de cansancio, mucha orina y que la glucemia sea mayor de 200 mg/dl, no es necesario repetir el análisis y se debe comenzar el tratamiento”, indicó.

En algunos casos particulares, dijo, “se puede diagnosticar diabetes con sólo realizar una glucemia dos horas después de que el paciente tome glucosa disuelta en agua”.

Los análisis de glucemia se aconsejan a personas con síntomas cardiovasculares, con obesidad -sobre todo con predominio abdominal- y con familiares diabéticos.

También se incluye en ese grupo a mujeres con antecedentes de diabetes en el embarazo, a personas con un peso de nacimiento de hijos y/o hermanos mayor a 4 kilos y a mujeres que padecieron la muerte de hijos durante el parto o cerca del mismo.

Los análisis de glucemia deben practicarse, además, a personas con antecedentes de infarto de miocardio, accidentes cerebrovasculares o muerte súbita en parientes de primer grado, sobre todo si eran menores a 60 años.

Sinay indicó que “con esas medidas de detección y prevención temprana en el área de diabetes, se podrá reducir de manera importante el impacto de la enfermedad en la salud del afectado”.
(Télam)

Compartir
Artículo anteriorIntervienen Aerolineas
Artículo siguienteGrande Má!

Deja un comentario