Según Consigno Diario UNO de Mendoza, un juez español ordenó por primera vez retirar un crucifijo de una escuela pública, en respuesta a una demanda presentada en 2005 por el padre de una alumna y una asociación en defensa de la educación laica.

Todo esto apoyándose en la Constitución española, que garantiza la libertad religiosa y de culto, asegurando “El laicismo y neutralidad del Estado”.

 

Entre los argumentos del juez indica que “La presencia de estos símbolos en las zonas comunes del centro educativo público, en el que reciben educación menores de edad en plena fase de formación de su voluntad e intelecto, pede provocar en estos el sentimiento de que el Estado es más cercano a la confesión con la que guardan relación los símbolos presentes en el centro público que a otras confesiones”

Pese a que la Constitución española de 1978 define el Estado como aconfesional, los símbolos católicos siguen estando muy presentes en España, donde el catolicismo fue la religión oficial durante la dictadura franquista.

Si observamos en nuestro país sucede exactamente lo mismo en la mayoría de las escuelas y en muchas reparticiones oficiales.

La pregunta que cabe es, ¿qué está por encima? ¿La religión o la Constitución?, y en ése caso ¿qué religión? Porque todos sabemos que según el país del que hablemos se profesan diferentes religiones; por ejemplo en España es mayoritaria la Católica, pero en Inglaterra es la evangélica protestante. También podemos decir que en otras latitudes, como en Oriente son mayoritariamente Musulmanes y es muy común que nos quejemos de sus prácticas de sometimiento.

Deja un comentario