Un trámiteLos distintos medios de comunicación coinciden en los mismo, era un trámite, estaban todas las condiciones dadas, pero todo deporte hay que jugarlo primero y festejar luego.

Lo real de todo esto es que el sueño de lograr por primera vez la Copa Davis se nos escapo de las manos. Pero que pasó?, si jugábamos en la superficie ideal, España llegaba disminuido por la ausencia de Nadal y el mal momento por el que pasa Ferrer y, como contrapartida Argentina con un muy buen momento de Del Potro y Nalbandian.

Y, como si esto fuera poco un gran acompañamiento de la gente que coronó todos los partidos con presencia total y cánticos al estilo futbolero que no dejaba de sorprender a propios y extraños.

Y fueron los menos pensados los que cambiaron la historia, los que dejaron patas para arriba toda esa euforia que se vivió en la previa. Feliciano López y Fernando Verdasco, los hombres que en primera instancia estaban apuntados únicamente para el sábado, se vistieron de héroes y ganaron cada punto que jugaron.

Los análisis apuntan a distintas situaciones que derivan en la derrota, pero quizás la más importante fue la falta de trabajo en equipo, las diferencias entre los jugadores argentinos se evidenciaron en todo momento y que se coronó en el acto final cuando se observó que, mientras los españoles recibieron el trofeo abrazados, los jugadores argentinos lo hicieron con las manos atrás: UNA POSTAL.

Deja un comentario