Levi StraussClaude Lévi-Strauss, considerado el último gigante del Pensamiento Francés, cumple cien años y la comunidad científico-filosófica mundial se apresta a homenajear a este hombre que ha sido uno de los intelectuales más influyentes del siglo XX.

Antropólogo francés, una de las grandes figuras de su disciplina fue el introductor a las ciencias sociales del enfoque estructuralista basado en la obra de Saussure.

Lévi-Strauss goza de un lugar preeminente entre los investigadores que afirman que las diferentes culturas de los seres humanos, sus conductas, esquemas lingüísticos y mitos revelan la existencia de patrones comunes a toda la vida humana.

“Un humanismo bien ordenado no comienza por sí mismo, sino que coloca el mundo delante de la vida, la vida delante del hombre, el respeto por los demás delante del amor propio”, decía, en uno de sus últimos libros.

Este 28 de noviembre, el “padre del estructuralismo”, que se dedicó a pensar el mundo desde lo primitivo haciendo un correlato de las conductas salvajes hasta nuestros días en un intento por explicar lo que somos, lo que hemos evolucionado y de qué manera nuestro mundo conocido involuciona también, cumple cien años.

En estas semanas Francia recuperó la figura del pensador y la puso como prioritaria en su agenda cultural. Este viernes, día de su cumpleaños, el Museo Parisino dedicado a las artes y civilizaciones de América, Africa, Asia y Oceanía consagra una muestra excepcional llamada “Lévi-Strauss tiene 100 años”.
Unos cien intelectuales de todo el planeta se darán cita en el museo para leer algunas de sus obras y homenajearlo con disertaciones, ensayos, muestras fotográficas sobre su vida y pensamiento, y reediciones de sus libros.

Mientras, el hombre sencillo, estudioso, tímido, dirige su mirada introspectiva hacia los muchos momentos vividos, hacia el mundo que lo vio nacer, qué él mismo estudió y dice : “Vamos hacia una civilización de escala mundial en la que hay que esperar diferencias… Estamos en un mundo al que yo ya no pertenezco. El que yo he conocido, que he amado, tenía 1500 millones de habitantes; éste, con 6 mil millones de humanos, ya no es el mío”.

Deja un comentario