Por primera vez desde la época de l conflicto agrario, Eduardo Buzzi reconoció sus intenciones de presentarse como candidato a legislador en las elecciones 2009. Según consigna Pagina 12 El líder de Federación Agraria Argentina sostuvo que la política agropecuaria kirchnerista es ” un desastre”, indicando que no descarta una postulación a legislador, pero primero hay que hablar de contenidos. En su intervención, el empresario del agro nombró como posibles integrantes de una alianza a Víctor De Gennaro, Julio Cobos, Felipe Solá, Carlos Reutemann, Margarita Stolbizer y Hermes Binner, lo que constituye una ambiciosa empresa la de juntar a estos lideres bajo una misma propuesta y un liderazgo natural sin que se convierta en un nuevo fracaso aliancista.

También manifestó que el sector quiere representantes en el Congreso que respondan a sus intereses, por tal motivo apuestan a dos frentes, por un lado el electoral y por el otro los cortes de rutas.

En la misma intervención indicó que “la gente está muy nerviosa, muchos productores piden volver a las rutas y a fines de febrero o antes realizarán acciones gremiales concretas que surgirán de asambleas”. ” El conflicto es un capricho de la Presidenta que discrimina al sector”
Pagina 12 indica en su articulo:
“Si algo debió habernos dejado este 2008 que pasó es que la política agropecuaria del matrimonio Kirchner es un desastre en términos de múltiples productos: leche, carne, economías regionales, menos trigo, demonizar a la soja con todo lo que esto ha significado en la economía argentina”, detalló. Por lo tanto, sostuvo que “hay que revisar todo, hay que resolver los problemas de concentración que ha provocado la etapa de los ’90 y que ha profundizado de una manera impresionante los cinco años del kirchnerismo”.
Las palabras de Buzzi podrían llevar a pensar que los empresarios del agro atraviesan una situación desesperante. Sin embargo, ese escenario apocalíptico que describen sus dirigentes está lejos de la realidad. Por ejemplo, en los primeros diez meses del año las exportaciones del complejo oleaginoso aportaron 17.163 millones de dólares, 44,9 por ciento más que en el mismo período previo y se estima que en la próxima campaña la soja cubrirá más de 18 millones de hectáreas (ver aparte).
La situación de los tamberos es similar. Se quejan como si estuvieran al borde de la extinción. Piden 1,30 peso por litro, pues afirman que por debajo de esa cifra el negocio no es rentable. Sin embargo, no hay ningún estudio de costos que avale sus dichos. Entre julio y noviembre, la industria se comprometió a pagar 94,5 centavos por cada litro de leche fluida. Además, los tambos cobraron una compensación estatal de 10 centavos que les permitió redondear un ingreso de 1,045 peso por litro, equivalente a 34 centavos de dólar, 60 por ciento más que los 21 centavos que percibían en el mejor momento de la década del ’90, con la economía dolarizada.
A partir de noviembre, el ingreso de los tamberos se redujo a un 1 peso porque se eliminó la compensación y fue sólo parcialmente compensada por un aumento del monto que pagaba la industria, pero es importante aclarar que en esta época del año, las vacas tienen más superficie para pastar y la producción de leche aumenta. Por lo tanto, el costo medio de producción disminuye. Además, la caída del precio del maíz redujo aún más esos costos. Los empresarios también utilizan la caída de la superficie sembrada de trigo para hablar de la supuesta crisis del sector provocada por la política oficial, pero la superficie se redujo fundamentalmente por la sequía y el Gobierno, a raíz de ello, redujo cinco puntos las retenciones y lanzó el programa de incentivo Trigo Plus.

Deja un comentario