Felipe SoláEn entrevista brindada a Diario La Nación, Felipe Solá se anotó en la carrera eleccionaria con vistas a las presidenciales de 2011, cuando confirmó que “si, quiero ser candidato a presidente. Voy a hacer lo posible “para que así sea” agregando, “Me parece que puedo cambiar el clima en el país”, refiriéndose a lo político y, “ Puedo ofrecer lo que se ha hecho bien y cambiar lo que se hizo mal. Hay una transformación incompleta. Empezó bien y luego se frustró”

Cuando se le preguntó acerca de las elecciones 2009, acerca de una posible candidatura no dio precisiones, “No tengo decidido si voy a ser candidato en la provincia, pero voy a caminar el distrito y el país en campaña, después veré”. Por otra parte, imagina una confluencia de peronistas y no peronistas detrás de su candidatura, buscando el consenso entre trabajadores, desocupados y clase media.

En dicha entrevista se tomó el tiempo para realizar una crítica al gobierno de C.F.K. al afirmar que “ me mantuve en un lugar. El que se corrió fue el gobierno” , con respecto a la confrontación entre el gobierno y la patronal del campo, indicando que “En la concepción sobre mantener fuerte el vínculo con la base social que ya no está, y que era, a la luz de estos cuatro o cinco años, una especie de conjunción entre los trabajadores, los excluidos y las clases medias. Eso se perdió, se rompió y, al romperse, el Gobierno quedó aislado y con un discurso para la militancia, pero ya no llega a las clases medias. Yo no estuve nunca dispuesto a romper ese vínculo”

”En la Argentina no hay ninguna posibilidad de terminar con la exclusión y de hacer un país más justo y más seguro si no hay una fuerte unidad en los hechos, en un proyecto para manejar el Estado que sea apoyado por los humildes, los que necesitan sí o sí al Estado, y la clase media, que es más crítica del Estado y lo necesita poco”.
Felipe Solá afirma, en la entrevista que el punto de ruptura se dio en el momento del tratamiento de la resolución 125, a la que denominó como “guerra gaucha”, al indicar que el error fue “la decisión de pulsear durante el número de días que fuera necesario, como si eso fuera una cuestión ideológica de base, y que hizo que millones de personas se pasaran al otro lado de la pulseada”.
Con ésta confirmación, el dirigente bonaerense se suma a Carlos Reutemann, como posibles candidatos dentro dela estructura del partido justicialist

Deja un comentario