Asunción de Obama“Juro solemnemente que desempeñaré legalmente el cargo de presidente de Estados Unidos y que sostendré, protegeré y defenderé la Constitución de Estados Unidos, empleando en ello el máximo de mis facultades”, será el texto del juramento presidencial que se realizara en las escaleras del Capitolio, ante una multitud convocada y autoconvocada al efecto.

El próximo mandatario, un licenciado en Columbia y Harvard que declinó jugosas ofertas de despachos de abogados y prefirió el trabajo comunitario en Chicago y la política, comenzará el martes a encabezar una de las gestiones sobre la que se depositó más esperanzas en la historia estadounidense.

Este martes todos apuntarán a EEUU, y no es para menos, se trata de la asunción del presidente numero 44, pero primer presidente negro en la historia de Estados Unidos, con una expectativa inusitada en el país y en todo el planeta, que tendrá que luchar día a día con una de las crisis mas profundas que se conozca.

La pesada herencia que le deja George Bush tiene pocos precedentes en su historia y números impensados para cualquier país, con un gasto de 3 billones de dólares en la poco justificada guerra de Irak, y con 46 millones de personas sin seguro de salud dentro de una economía atada con alambres, al mejor estilo argentino.

Pero quizás la mayor esperanza del mundo está apuntada en el fin de las guerras, de las invasiones, la prepotencia y las “guerras preventivas”, para lo cual el afroamericano deberá lidiar con una gran industria armamentista que permanentemente busca mercados y para ello es necesario inventar guerras.
En un informe al respecto TELAM indica:

Para la histórica toma de posesión del poder de Obama, que se realizará a las 17 GMT (14.00 de la Argentina) del martes, se espera que llegue una multitud sin precedentes, calculada en entre 4 y 5 millones de personas, debido a la enorme capacidad del mandatario electo de convocar multitudes durante su campaña electoral.

La mayor concentración de la historia en Washington se remonta a 1965 -con 1,2 millones de personas- fecha en se realizó la investidura de Lyndon Johnson, sucesor del asesinado presidente John F. Kennedy.

Diez pantallas gigantes, centenares de altoparlantes, 10 mil policías y 12 mil soldados controlarán a la multitud que acompañará la ceremonia, cuyo costo ascenderá a 75 millones de dólares y estará financiada por donaciones.

Desde su triunfo sobre su rival republicano, John McCain, el 4 de noviembre pasado, Obama se transformó en el epicentro de las miradas y esperanzas de los millones de estadounidenses hastiados de los retrocesos en sus libertades, la defensa de la tortura, el aporte al calentamiento global, la dependencia del petróleo y dos guerras: Irak y Afganistán, todo ello durante la gestión de George W. Bush.

Por ello, y con el propósito de insuflar confianza, Obama encaminó su transición con un gran protagonismo y fue periódicamente entregando los nombres de sus principales colaboradores, que lo ayudarán a enfrentar las dificultades de lo que calificó como una “crisis de proporciones históricas”.

El presidente electo rindió este domingo tributo ante la tumba del soldado desconocido, en el cementerio de Arlington, en homenaje a los militares norteamericanos caídos. Obama participó del homenaje junto al vicepresidente electo, Joe Biden, como parte de los festejos de la ceremonia de transmisión de mando, que se llevará a cabo el martes.

En el cementerio, ubicado en las inmediaciones del Pentágono, están enterrados la mayoría de los oficiales norteamericano caídos en las diferentes guerras que participó Estados Unidos, informó ANSA.

Deja un comentario