Despedida de amorCada uno de nosotros guarda, sin dudas, una despedida. Un “dejar ir” a un gran amor. Un tren que tomamos y nos llevó lejos, sin volver la vista atrás. Un puerto sin barco ni amarras. Una mirada de adiós que guardamos muy dentro, donde no hace tanto daño, donde no empaña esperanzas ni nuevos sueños.

Claro que no todas las despedidas son iguales.
Existen algunas tan imperiosas como una bocanada de aire luego de pasar largos minutos sumergidos. Son las despedidas apresuradas, las que cortan una historia que tuvo su inicio y su punto final. Aunque molesten, conllevan sonrisas y nuevos comienzos… no son tan malas.

Hay otro tipo de despedida… aquella que nunca tuvo un primer beso, la de la historia que no comenzó, la del amor que fue de uno y no de dos. Estas son las despedidas necesarias, las que liberan ataduras que nosotros mismos pusimos, las que abren puertas y ventanas para dejar el camino libre a un verdadero amor. Duelen como una flor cortada a destiempo, con dolor de savia que podría haber sido vida, con la frescura de un atardecer que llegó antes de lo esperado. Duelen… pero también curan.

La más dolorosa de las despedidas es fría y oscura como una noche sin luna. Es un adiós irrevocable e inapelable, como el helado silencio que media entre la vida y la muerte. Por lo general llega sin aviso y te deja parado en un lugar desconocido, sin tiempo para quejas ni suspiros…
Este último tipo de despedida te trastorna la vida. Mientras dura, todo queda patas para arriba, los días pierden su ritmo de normalidad y las noches se hacen eternas.

¿Cómo explicarlo? Como explicar la desesperación porque estés… y no estés. La alegría de las mil cosas que puedo hacer si no estás y la tristeza por la única cosa que no puedo hacer sin ti.

Nunca mejor que en palabras de Joaquín Sabina:
“Una casa sin ti es una oficina
…Un teléfono ardiendo en la cabina
…Un éxodo de oscuras golondrinas.
Y me envenenan los besos que voy dando…
Y sin embargo cuando duermo sin ti… contigo sueño”.

Hermosa poesía para un adiós. Y para aquellos que disfrutaron de los videos y pidieron más… aquí la tienen en esta versión de Sabina y Serrat en la gira que hicieron hace muy poco por Argentina:

Abrazo del corazón. {sharethis}

Deja un comentario