Xenofobia, enfermedad de la crisisXenofobia y racismo son palabras que se multiplican por Europa con mayor velocidad que la misma crisis, demostrando que no somos tan distintos, que no son mejores y mas evolucionados como nos quieren hacer creer y, que ante la crisis responden de la misma manera que nosotros lo hemos hecho históricamente; pero aún con un problema mayor, no están acostumbrados a las crisis, algo para lo cual nosotros estamos mas inmunes.

 

Al respecto Infobae informa acerca de la expansión de la xenofobia en Europa.

El líder del mayor sindicato de Italia indicó que las disputas laborales por el empleo de trabajadores extranjeros, como las huelgas en Gran Bretaña, podrían propagarse.

Guglielmo Epifani, de la Confederación General de Trabajadores Extranjeros (CGIL) percibió el riesgo de un reacción violenta en Italia contra los extranjeros que son empleados en gran número en la construcción, labores agrícolas estacionales y trabajo de custodia.

Asimismo, exhortó al Gobierno de Italia a gastar mucho más que los 5 mil millones de euros actualmente propuestos para estimular a la economía.

Epifani dijo que los trabajadores y los Gobiernos podrían verse seducidos en responder a la recesión con “proteccionismo y nacionalismo” para defender sus trabajos, que podrían obstaculizar el crecimiento y promover el desempleo.

“Lo entiendo (la huelga británica), pero creo que debemos ser cautelosos, porque el desempleo es utilizado contra los trabajadores de otros países -no importa si son italianos o no-, éste es un tema muy delicado”, dijo Epifani.

“Querría decir que los italianos solo podrían trabajar en Italia, los ingleses en Inglaterra y los franceses en Francia”, dijo el líder sindical de izquierda en una entrevista concedida el miércoles en la noche.

Con el desempleo en Gran Bretaña aumentando a cerca de dos millones, la disputa sobre el empleo de trabajadores italianos y portugueses en una refinería ha despertado un debate sobre las leyes de movilidad laboral en la Unión Europea.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) estima que podrían desaparecer hasta 51 millones de empleos en el mundo entero para fines del 2009 y, en Italia, el principal grupo de cabildeo estima que podrían desaparecer 600 mil empleos.

“No hay problemas mientras haya trabajo para todos, pero una vez que desaparezcan los empleos comienzan los conflictos entre los italianos y los trabajadores inmigrantes y entre la primera y la segunda generación de inmigrantes”, dijo Epifani.

La CGIL, que ante la ausencia de una fuerte oposición al primer ministro Silvio Berlusconi parece estar liderando la centro izquierda, tiene 5,5 millones de afiliados, siendo más de la mitad jubilados.
Fuente: Infobae

 

 

 

 

 

Deja un comentario