“Tendemos a medir la crisis económica en función de cifras y estadísticas, pero cuando decimos que perdimos 3 millones de empleos… no hablamos de cifras sino de gente”, así se dirigió Barack Obama durante un acto en Indiana, solicitándole al Congreso la inmediata aprobación de un plan de estímulo económico, como salida a la crisis.

 

Agregando que: La “gente que pierde la forma de ganarse la vida, que ha perdido la vivienda, que era el cimiento de su sueño americano, que un joven que no tiene los medios para acceder a la universidad, esa es la medida de la crisis económica”.

En un claro mensaje a los republicanos que se oponen a la aprobación del proyecto, les indicó: “No podemos darnos el lujo de esperar, de que suceda lo mejor, o discutir, o tratar de empujar las mismas ideas que nos metieron en este lío”.

Sin miramientos, Obama afirmó que “no va a mentir”, y que la crisis en ciernes “no podría ser más grave”. “Hemos heredado una crisis más profunda que ninguna otra”, indicó.

El plan que presentó Obama incluye la creación de entre 3 a 4 millones de empleos para los próximos años, contemplando, rebaja tributaria para los trabajadores, un seguro de empleo extendido con cobertura médica.

“Hemos tenido un buen debate, pero es momento de actuar. Por eso, el Congreso debe promulgar inmediatamente este plan”, concluyó Obama.

La crísis en Francia

Según medios franceses, el gobierno prestará 6 mil millones de euros, a cinco años y con tasas preferenciales, a las empresas PSA Peugeot Citroen y Renault, como parte de un rescate automotriz, a cambio de ello las compañias se comprometen a no cerrar ninguna de sus plantas en Francia ni en el extranjero por el tiempo que dure el préstamo.
Además, las firmas deberán moderar los pagos de dividendos y de primas a los directivos y deberán adoptar el compromiso de comprar a proveedores franceses.

La crísis en Japón

La empresa japonesa NISSAN anunció que dejará cesantes a 20 mil empleados en las distintas plantas que posee en el mundo, dado que la venta de autos cayó una quinta parte el último trimestre y se pronostica una pérdida de 2.900 millones de dólares para el 2009. Con esta medida se suma al resto de las empresas orientales que han tomado la drástica medida ante la creciente crisis.

Deja un comentario