El abogado de dos policías que intentaron rescatar al guía mendocino Federico Campanini, muerto en enero pasado en el cerro Aconcagua, afirmó este viernes que sus defendidos “fueron más allá de lo que estaban obligados a hacer” y señaló que aún sufren consecuencias físicas por ese esfuerzo.

Los policías José Luis Altamirano y Diego D’Angelo fueron citados a declarar por el fiscal Luis Correa Llano.

La investigación de lo ocurrido parte de un video que muestra unos 3 minutos de ese operativo -que duró seis horas- y conmovió a la opinión pública por la crudeza de las imágenes, que llevaron al padre del guía, Carlos Campanini, a presentar una denuncia.

Carlos Ferrer, defensor los integrantes de la Patrulla de Rescate de la Policía de Mendoza , manifestó que los efectivos “permanecieron en la cima del Aconcagua alrededor de doce horas con 30 grados bajo cero” y aseguró que “fueron más allá de lo que estaban obligados a hacer”.

Ferrer dijo que sus defendidos presentan aún “signos de congelamiento” y que por el tiempo que estuvieron sometidos a esas temperaturas extremas, a más de 30 días del rescate “todavía tienen insensibilidad en los pies y les cuesta caminar”.

El abogado manifestó este viernes a la prensa de Mendoza que en ese tiempo “rescataron a cuatro personas e hicieron lo imposible para tratar de salverle la vida” a Campanini.

“Se quedaron hasta último momento, no lo dejaron nunca solo y se fueron porque ya era tarde, porque peligraba gravísima y severamente la vida de los rescatistas”, expresó.

El defensor dijo que los dos policías y los tres voluntarios que integraban el grupo “subieron con el equipamiento necesario” y que “la consigna y la función de esta patrulla era hacer pie y ubicar rápidamente” a Campanini -que avisó de la emergencia- y a los escaladores italianos que guiaba.

El guía de montaña murió en enero cuando descendía con un grupo de escaladores italianos tras hacer cumbre en el coloso andino, de 6.962 metros, en la cordillera de los Andes.

El grupo entró en emergencia tras una fuerte tormenta de nieve y viento blanco, que los hizo errar el camino de regreso.

La patrulla de rescate subió el cerro y logró poner a salvo a los italianos Matteo Refrigeratto, Mirko Alfaio y Marina Atanasio, quienes llegaron muy afectados por la nieve y las bajas temperaturas pero pudieron recuperarse y volver a su país el 19 de enero.

En cambio, hallaron muerta por hipotermia a Elena Senin, también italiana, y en muy malas condiciones a Campanini, a quien no quine no pudieron bajar del cerro.

La comunicación con la base del Aconcagua durante el operativo “era muy difícil” por ser “un sistema de postas: ellos se comunicaban desde arriba con un puesto, este puesto con el de más abajo y éste con el de Los Horcones y desde este último con el magistrado” para recibir instrucciones, detalló.

Ferrer expuso que el policía “con su sentido común, atinó a tratar de lograr u obtener alguna instrucción de alguna autoridad y por eso llamó” y que ocurría “en condiciones infrahumanas, bajo total presión y muy cansados”.

Cuando salga a la luz “el relato promenorizado y circunstanciado, la opinión pública va a poder sacar su conclusión y modificar el concepto que hoy tiene por un video de relativísimo valor legal”, aseveró.

El letrado explicó que el espíritu de la filmación del rescate de Campanini fue “dejar constancia de todo el esfuerzo (que se hizo) y de la inclemencia del tiempo”.

En cuanto a los rescatistas voluntarios, Ferrer indicó que “no están imputados” en la causa y señaló que en principio sólo serán “testigos”.

Deja un comentario