Kate WinsletLa del domingo fue una noche dedicada de lleno al cine, sus estrellas y sus fans. Una vez más fueron entregados los Premios Oscar luego que la Academia evaluara el trabajo realizado por directores, productores, actores… en fin… toda la maquinaria que pone en movimiento la industria del cine y eligiera a los mejores.

 

Quiero Ser Millonario, el film de Danny Boyle no sólo se erigió con el Oscar a Mejor Película, sino además mejor dirección, guión adaptado, fotografía, banda sonora, mejor canción… en fin: se llevó 8 de los 10 premios para los que había sido propuesta dejando muy atrás a El Curioso Caso de Benjamín Button con sólo tres estatuillas de las 13 para las que se la había propuesto.

Algo para aplaudir es que este año los premios a mejores actores y actrices estuvieron bien repartidos entre varias películas, y dejaron recuerdos memorables.

El momento más emotivo fue tal vez cuando el desaparecido Heath Ledger ganó un Oscar póstumo por su trabajo al interpretar al Guasón de El Caballero de la Noche (la última película de Batman). Sus padres y su hermana recibieron la estatuilla con gran emoción y dignidad, mientras las lágrimas arrasaban con la audiencia.

“Esto es para tu hermosa Matilda”, dijo su hermana en la despedida, en alusión a la pequeña hija del actor.

La noche de los Oscars terminó con no demasiadas sorpresas. Tal vez, la más destacada es que el bueno de Mickey Rourke no se alzara con la estatuilla como mejor actor, venía muy de cerca pisándole los talones Sean Penn, que fue el ganador por “Milk”.

La española Penélope Cruz gana el Oscar a la mejor actriz de reparto por su interpretación en “Vicky Cristina Barcelona”.

Kate Winslet, contra todos los pronósticos que indicaban que al ganar dos globos de oro y el premio BAFTA decían que no se quedaría con el Oscar a Mejor Actriz Protagónica, ganó. Su frescura y emoción contagió hasta a las actrices con las que compitió que la felicitaron de pie.

Deja un comentario