Diputados aprobó esta noche en general y giró al Senado la iniciativa, en el marco de una extensa sesión, que abrió el año parlamentario. De acuerdo con el proyecto, largamente debatido en 2008 en ambas cámaras y que había sido reclamado por las Madres del Dolor, el registro funcionará bajo jurisdicción del Ministerio de Justicia.

 

La Cámara de Diputados aprobó hoy en general y giró al Senado el proyecto que establece la creación del Registro Nacional de condenados por Delitos contra la Integridad Sexual, en el marco de la primera sesión del año parlamentario.

La norma -aprobada por 120 votos contra 3 y 6 abstenciones- establece la creación de un registro de violadores en el que figurarán condenados con sentencia firme, que será actualizado en forma permanente y cuyo objetivo es prevenir los delitos contra la integridad sexual.

Los diputados aprobaron el proyecto en el marco de una larga sesión que se quedó sin quórum a la hora la votación, aunque finalmente fue sancionado y girado al Senado, donde a fines del año pasado se había aprobado una iniciativa similar.

Ahora, el Senado deberá decidir si trata esta iniciativa o si insiste con el texto sancionado a fines del año pasado por la Cámara alta.

De acuerdo con la iniciativa, largamente debatida en 2008 en ambas cámaras y que había sido reclamada por las Madres del Dolor, el registro funcionará bajo jurisdicción del Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos de la Nación.

El texto aprobado por los diputados recoge un proyecto de la titular de la comisión de Legislación Penal, la kirchnerista Nora César, quien fue la encargada de defenderlo en el recinto, donde se le introdujo una serie de modificaciones, entre otras la impulsada por la diputada Diana Conti, del FPV.

La creación de este sistema, que será actualizado en forma permanente, responde a la necesidad de mejorar las actividades de prevención e investigación de delitos contra la integridad sexual “respetando los derechos existenciales del condenado”, según la norma. A través de texto, se establece la identificación del autor de un delito sexual mediante un registro de ADN.

La información incluida en el registro será reservada y sólo podrá ser requerida por los jueces, fiscales y tribunales de todo el país que intervengan en causas por delitos contra la integridad sexual o causas conexas a los mismos.

Además, el proyecto establece que los condenados que ingresen al registro, a pedido del juez de ejecución de pena, deberán ser evaluados por un equipo profesional especializado que los orientará para llevar adelante un tratamiento psicoterápico de contención y esclarecimiento.

La diputada Paola Spatola, impulsora del proyecto desde diciembre de 2005 en coordinación con las Madres del Dolor, destacó que la ley aprobada “es un regalo del Bloque Frente para la Victoria para todas las mujeres argentinas” y aseguró que “este Registro que diseñamos con las Madres del Dolor, permitirá esclarecer y prevenir este delito totalmente flagelante y degradante, que lacera el cuerpo social”.

La provincia de Buenos Aires ya había aprobado en septiembre de 2008 un Registro de Condenados por violaciones (al que se podrá acceder con autorización previa) y un Banco Genético con los datos que la Justicia reúne en las investigaciones por casos de abuso contra la integridad de las personas.

(Télam)

Deja un comentario