¿Te ha pasado alguna vez llegar el momento en que te has cuestionado tu forma de vida? Las cosas que parecían normales ya no lo son; las rutinas que antes tal vez disfrutabas ahora se convierten en calvario

la gente que antes era parte de nuestro diario vivir ahora nos agobia y empezamos a levantar muros o inventar distancias entre ellos y nosotros… hasta el levantarse cada día es un esfuerzo adicional.

¿Qué nos está pasando?

Nos está faltando esa chispa que nos movilizaba cada día, la sonrisa extra que guardábamos siempre en el bolsillo para cuando el alma necesitaba pilas de repuesto.

Miramos hacia atrás y vemos poco camino transitado… miramos hacia delante y vemos decisiones que aún faltan cerrar, sueños por cumplir, metas por alcanzar, y es tan poco el tiempo.

Los psicólogos hablan de ruptura interior cuando una persona llega al punto de cuestionarse sus ideales, su forma de vida y emprende el camino de una transformación que será profunda y personal.

Las señales pueden confundirse con stress pero duelen más adentro y calan en lo íntimo. Seguramente sientes incertidumbre, tristeza… la sensación más vívida es el vacío, como si hubieras perdido un punto de apoyo.

No te alarmes, una ruptura interior no es negativa

En un interesante libro, la autora de “Atreverse a Vivir”, M. Subirana, dice que “la vida es energía en cambio constante. Nada permanece fijo: nacemos y morimos varias veces en nuestro interior”.

La lectura no debe ser complicada: debemos dejar morir lo que no sirve para luego renacer.

En mi vida me ayudó valorar lo hecho, lo caminado… por supuesto que muchas sendas son las que uno recorre y cada una de ellas tiene un nivel de dificultad distinto -como los niños cuando juegan a los videojuegos-.

Lo importante es no olvidar quiénes somos y a quiénes queremos. El círculo de personas que tienes cerca, tus afectos, son los mejores puertos para estos momentos en que parecemos pequeños botes sin timón.

Un consejo: confía en ti. Tu capacidad creativa es extraordinaria, encuéntrela y emprende ese desafío de ser la persona que quieres ser.

La creatividad, la confianza y la flexibilidad son las claves para vivir esa ruptura con el pasado y aceptar lo nuevo, dice Subirana.

Yo te digo que des libertad a tus pensamientos y a tus sentimientos. Hombres y mujeres somos animales raros: necesitamos de cosas ciertas a las que aferrarnos, necesitamos de nuestras raíces… pero también tenemos alas que nos impiden quedarnos.
Abrazo del alma. Ana.-

Deja un comentario