La presidenta Cristina Fernández de Kirchner aseguró hoy que la Cumbre del G20 dio “un salto cualitativo” en varios frentes como la lucha contra los paraísos fiscales, el reconocimiento del papel regulador del Estado y la igualdad de trato ante el FMI (Fondo Monetario Internacional).

“Creo que el tema de los paraísos fiscales es un salto cualitativo muy importante” destacó Cristina ante un grupo de periodistas tras concluir la histórica cumbre que reunió en la capital británica a los líderes de los países más industrializados y emergentes para buscar salidas a la crisis.

Según TELAM, la jefa de Estado había anunciado poco antes que el G20 “determinó el fin del secreto bancario” y aprobó “la publicación de una lista de países considerados paraísos fiscales” por la OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico).

Cristina, que lideró este debate junto al presidente francés, Nicolás Sarkozy, defendió con firmeza la necesidad de erradicar los paraísos fiscales, hacia los que se fugan capitales, en donde se financia el terrorismo y se lava dinero.

La Presidenta destacó también como un salto cualitativo que “países que muchas veces defendían a rajatabla la desregulación y la no ingerencia del Estado, hoy reconozcan que es necesaria una regulación y no cualquier regulación, sino una muy estricta que evite que esto vuelva a suceder”.

Según Cristina, “no se está ante una suerte de regulación cosmetológica, sino que hay mucha preocupación por las consecuencias de la crisis, por la destrucción de empleo y por la necesidad de lograr canales de transmisión del mundo financiero al mundo de la economía real, del trabajo”.

“No hace mucho tiempo atrás escuchar estas cosas era prácticamente impensable sin más”, reflexionó la mandataria.

“A nosotros se nos estigmatizó como país, se nos criticó duramente cuando planteábamos estas cosas en los foros internacionales”, recordó.

“Sentarse ahora con los países más desarrollados del mundo y alcanzar estos acuerdos significa un salto cualitativo, importante e impensable hace un año atrás”, insistió.

Además, Cristina afirmó que en la lectura de la declaración de la Cumbre hay una “autocrítica a un sistema que no tenía regulación y una crítica muy fuerte a las calificadoras de riesgo” y destacó que “se abordó la necesidad de mayor control”.

También subrayó que se acordó que “haya una Organización Mundial de Comercio (OMC) más equilibrada o balanceada en términos de la Ronda de Doha”, de liberalización del comercio internacional, lo que “implica un reconocimiento de lo que significan bloques económicos asimétricos”.

“Todavía no hay un nuevo FMI, porque se acordó que tiene que darse la reforma”, dijo la mandataria. No obstante, Cristina indicó que se introdujeron cambios como que “el FMI tiene que evaluar de igual forma a todos los países, una cosa que hasta ahora era impensable, porque -el control- estaba siempre dirigido a las economías emergentes, y nunca a los países centrales”.

El otro logro remarcado por la presidenta es que el FMI amplía sus Derechos Especiales de Giro (DEG) en 250.000 millones de dólares, lo que representará a la Argentina una mejora en sus reservas de aproximadamente de 2.400 millones de dólares.

“Las perspectivas van a cambiar si podemos luego aplicar efectivamente todas estas medidas”, expresó la presidenta, quien durante la Cumbre del G20 consiguió frenar, junto con su par brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, un acuerdo sobre la flexibilización del mercado laboral.

Dejanos tu opinión:

– ¿Crees que a partir de este encuentro va haber un cambio en las relaciones entre los países poderosos y los emergentes?
– ¿Qué importancia tiene en esto la integración Argentina-Brasil?

Deja un comentario