El canciller precisó que el Reino Unido confirmó por carta recién el 30 de enero que había invitado a los isleños al encuentro.

Por: Pgina12

“En el Reino Unido se manejan con el derecho colonial mientras que Argentina se rige por el derecho internacional”, dijo el canciller Héctor Timerman al referirse a la reunión bilateral que fue suspendida luego de que la Cancillería británica exigiera la presencia de habitantes de las Islas Malvinas en el encuentro que iba a mantener con su par, William Hague. El funcionario desmintió que Argentina haya rechazado una oferta de diálogo, y aclaró que esa reunión fue solicitada por nuestro país y que la demorada respuesta británica a este tipo de encuentros, que son bilaterales, venía con la condición de incluir a terceros.

En tal sentido, Timerman lamentó que el matutino Clarín, “nada más que por oponerse al gobierno nacional, por hacerle el mayor daño posible a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, se haya convertido en vocero del Foreign Office, cuando históricamente siempre tuvo una posición pro Argentina en el tema Malvinas”. De esta forma salió a rechazar la información de que ya estaba al tanto en diciembre de la intención de Gran Bretaña de hacer participar a representantes de los habitantes de Malvinas en una reunión con su par británico, en el marco de su visita a Londres.

Un comunicado de la Cancillería consignó que lo dicho en ese diario “es falso”. “En su carta del 30 de enero, el canciller Hague dice: ‘He invitado a los representantes del gobierno de las islas Malvinas a sumarse a la reunión. Me complace informarle que han aceptado’”.

Timerman sostuvo también en una entrevista radial que “hacemos caso a las 40 resoluciones de las Naciones Unidas y Gran Bretaña no. Gran Bretaña cree que es un imperio y que puede aplicar sus políticas imperiales sobre los países soberanos y eso es inaceptable para la República Argentina”. Y explicó que “por primera vez” el Foreign Office “ha cambiado su posición” y rechaza reunirse con el canciller argentino “a menos que estén presentes habitantes en las Islas Malvinas, como una suerte de supervisores del diálogo entre dos Estados soberanos”. En ese sentido, el jefe de la diplomacia argentina explicó que esa exigencia por parte de su par británico surgió de una respuesta que demoró “35 días”, ante un pedido de reunión bilateral que se cursó a través de la embajadora en Londres, Alicia Castro. Según relató, el 5 de diciembre “había pedido una reunión bilateral para hablar de temas bilaterales”, a efectuarse durante la visita que realizará en los próximos días a Londres para reunirse con grupos europeos a favor de una negociación por la soberanía de Malvinas.

Respecto de la exigencia de la presencia de habitantes de Malvinas en la reunión, recordó que para las Naciones Unidas desde 1975 el tema “es una cuestión bilateral que debe ser resuelta entre los gobiernos soberanos de la Argentina y el Reino Unido”. Y agregó: “Es una reunión entre cancilleres, no tiene por qué haber terceras partes, porque ni las Naciones Unidas reconocen terceras partes, ni jamás el canciller se reúne habiendo terceras partes, porque arregla todos los temas con sus pares”. Timerman confesó que nunca le pasó algo así, “es extraño que imponga estas condiciones. Entonces lo que hice fue invitar (al canciller británico) a que venga a la Argentina, y que vea que se reúne conmigo, que es una verdadera democracia. Y que yo no necesito que me supervisen”.

Por otra parte, el canciller advirtió que Malvinas “en este momento, debido a la política imperial y colonialista de Gran Bretaña, es la zona más militarizada del mundo, hay un soldado por cada tres habitantes. En ningún lugar del mundo, ni en Afganistán, existe esa situación. La Argentina no es una amenaza y sin embargo han llevado hasta, se cree, armas nucleares a la zona, violando tratados internacionales”.

Deja un comentario