La Fiscalía de la Nación de Perú solicitó informes sobre la situación financiera del ex presidente Alan García, en el contexto de la investigación preliminar que se le sigue por 30 días ante la presunción de que haya cometido enriquecimiento ilícito.

El fiscal de la Nación, José Peláez, pidió el reporte de la situación de García tanto a la Superintendencia de Banca, Seguros y Administración de Fondos y Pensiones, como a las firmas privadas Equifax e Infocorp, especializadas en información crediticia y financiera, reportó la agencia noticiosa estatal Andina.

Peláez basó su decisión en que la Fiscalía “cuenta con datos que revelarían un incremento en el patrimonio” de García y que el origen de los fondos utilizados para la compra de ese inmueble “no se encontraría debidamente justificado”.

En su resolución, el fiscal subrayó que su objetivo es determinar si esos fondos “provienen de sus ingresos regulares o podrían estar vinculados a un posible ejercicio irregular del cargo de presidente de la República durante el período 2006-11”.

García dijo ayer en un comunicado que pondrá a disposición de la Fiscalía toda la documentación necesaria para “demostrar transparencia” en sus actividades.

El caso tomó estado público inmediatamente después de que otra sospecha similar salpicara al antecesor de García, Alejandro Toledo, quien gobernó Perú en 2001-06.

La semana pasada, el gobierno pidió a la Fiscalía que determinara si corresponde investigar a Toledo luego de que se conociera que su suegra, la ciudadana belga Eve Fernenbug, compró una residencia en un barrio acomodado de Lima a cambio de 3,7 millones.

“La transacción ha sido absolutamente transparente” y “en los registros públicos está a su nombre, sin testaferros”, dijo Toledo el domingo por televisión, y subrayó: “Es la plata de mi suegra”. 

Deja un comentario