La Corte de Apelaciones libró hoy una orden haciendo lugar a la moción del gobierno de Obama para presentar un amicus -documento amigo- en apoyo al pedido de Argentina para una revisión de la sentencia del 26 de octubre pasado que dictó el tribunal.

Por: INFOnews

Se trata de una señal de la Corte de Apelaciones favorable al interés argentino ya que, si prospera y se revisa la posición de dicho fallo, podría dejarse de lado el juicio que enfrenta el país contra los fondos buitre y por el cual la Argentina, los acreedores, los terceros involucrados, el Gobierno de Estados Unidos, entre otros, se presentarán en una audiencia clave el próximo 27 de febrero en Manhattan.

El pedido de una audiencia en banc, es una solicitud que formuló también el gobierno argentino para que dicha Corte revise el fallo completo a través de la totalidad de los jueces que componen el tribunal, que consideró que la Argentina violó el tratamiento igualitario (pari passu) a los acreedores.

El pasado 28 de diciembre el gobierno de Estados Unidos presentó a través del fiscal del distrito un escrito que implicó un inédito apoyo a la Argentina ante la Corte de Apelaciones del II circuito de Manhattan al pedido en banc, ya que fue presentado por tres dependencias estadounidenses: los departamentos del Tesoro, de Estado, y de Justicia.

El fiscal del Distrito Sur de Nueva York es un influyente hombre en el sector financiero Preet Bharara, un estadounidense de ascendencia india, que fue considerado entre las “100 personas más influyentes” del mundo por la revista Time y ocupó la tapa de esa publicación en febrero pasado con el título “este hombre está persiguiendo a Wall Street”.

El documento emitido por Estados Unidos el pasado 28 de diciembre planteó como “una cuestión de importancia excepcional” para el gobierno de Estados Unidos, que la Corte efectúe una revisión total de dicho fallo del 26 de octubre, y en particular de la interpretación de que Argentina violó la cláusula de tratamiento igualitario a los acreedores.

El argumento de EE.UU. se basó en dos puntos centrales, que fueron explicados en detalle: que “la interpretación del pari passu es incorrecta y adversa a los Estados Unidos”; y que “la injunction (la condena de Griesa a la Argentina a pagarle a los demandantes con fondos de los que ingresaron al canje de deuda) contraviene las leyes de Estados Unidos de inmunidad soberana, FSIA (por sus siglas en inglés), y podría dañar las relaciones exteriores de los Estados Unidos”.

La administración de Obama consideró que el fallo de la Corte del pasado 26 de octubre “aprobó una nueva interpretación a la estándar de la cláusula del pari passu que se encuentra en muchos instrumentos de deuda soberana, de una manera que va en contra de los esfuerzos estadounidenses de larga data para promover reestructuraciones de la deuda ordenada”.

Cuestionó que con dicha sentencia se “ratificó además una medida cautelar que restringe la disposición de los activos de los Estados soberanos que no están sujetos a la ejecución según la ley de inmunidad soberana de los Estados Unidos (FSIA, por sus siglas en inglés)”.

El texto continúa que, “al restringir -la Corte- indebidamente la inmunidad otorgada a la propiedad del Estado extranjero, la decisión no sólo contradice el precedente judicial de dicho Tribunal, sino que podría afectar adversamente a las relaciones del gobierno de EE.UU. y amenazar los activos del gobierno de Estados Unidos”, sostiene el texto oficial.

“Mientras que Estados Unidos no apoya las acciones de la Argentina en el ámbito financiero internacional, la petición de la Argentina para una nueva audiencia en banc -esto, es con la composición completa del Tribunal- plantea una cuestión de importancia excepcional, y nueva audiencia es necesaria para asegurar la uniformidad de decisiones de la corte”, indicó el texto.

Deja un comentario