Asistieron al encuentro representantes de Enel, Telecom, Fiat y Eni y diplomáticos latinoamericanos, incluido el embajador argentino Torcuato Di Tella. Si gana las elecciones, prometió que va a relanzar las relaciones con la Argentina.

Por: Elena Llorente, para: Pagina12

Fue muy claro Pierluigi Bersani, líder del Partido Democrático, luego de un encuentro con empresarios italianos que tienen inversiones en América latina. Si llega al gobierno, como muchos prevén luego de las elecciones en Italia del 24 y 25 de febrero, su intención es fortalecer las relaciones con América latina. “Mi propósito es retomar el hilo conductor de una relación prioritaria con Latinoamérica y por supuesto con la Argentina. Argentina es un gran país, forma parte del G-20, sé muy bien qué tipo de relación tenemos. Cuando fui ministro de Industria, estuve en Buenos Aires. Creo que hay que superar los problemas y hacer que nuestras relaciones sean positivas”, respondió ante una pregunta de Página/12.

Y durante el encuentro, que contó con la presencia de dirigentes de las empresas italianas Enel, Telecom, Fiat y Eni, entre otras, y de varios diplomáticos latinoamericanos, incluido el embajador argentino Torcuato Di Tella, Bersani se explayó sobre qué hacer para incentivar esas relaciones. “Para nuestras industrias, la cooperación con otros países es fundamental. Y esto resulta del balance interno de las empresas. Quien sólo está en el mercado interno, hoy se encuentra en problemas. Quien exporta, está bien. Quien se ha internacionalizado y mantiene relaciones con varios países, está mucho mejor. Pero para cumplir con este programa se requieren capitales, hay que construir una estructura, hay que tener políticas adecuadas”, dijo. No descartó, por otra parte, que a nivel europeo también se puedan abrir próximamente importantes perspectivas para la colaboración con Latinoamérica.

El encuentro, organizado por el Centro de Estudios de Política Internacional de Roma, contó con el aporte de Donato Di Santo, ex subsecretario de Relaciones exteriores para América latina (2006-2008) y gran experto del PD en aquella región. América latina es una región “donde Italia tiene una fuerte presencia y una gran historia. Y no es una historia colonial sino una historia humilde y gloriosa, de trabajo y de fatiga”, subrayó. Di Santo caracterizó además como un “renacimiento” el momento que está viviendo la región, porque después de haber superado las dictaduras militares, “está construyendo la propia integración política, institucional y económica”, y marcha a buen ritmo “por el camino de la reducción de la pobreza a través de las políticas de cohesión y justicia social”. Así ha conseguido reducir del 43,9 por ciento al 28,8 por ciento el número de pobres, lo que significa 60 millones de pobres menos en el decenio 2002-2012, indicó.

Por su parte, el representante de Enel, Gianluca Comin, recordó que “Italia está presente en Latinoamérica, llevando la energía eléctrica a las casas de 14 millones de clientes”. Según Comin, las empresas que operan en Latinoamérica tienen necesidad de un “aliado más importante dentro del gobierno italiano”.

Telecom está en Latinoamérica desde hace mucho tiempo y hoy sirve a casi 100 millones de clientes, dijo, por su lado, Emmanuele Carboni, quien describió la situación latinoamericana de las comunicaciones como un mercado que está siendo controlado cada vez más por los monopolios estadounidenses que “conocen muy bien al consumidor”. Por eso, dijo, sería muy conveniente que se abriera el diálogo sobre estos temas con los gobiernos latinoamericanos. “Estoy abierto para discutir sobre todos estos asuntos”, dijo Bersani, recordando que es necesario diseñar una cuidadosa política industrial. El secretario del PD no dejó de lado en estos asuntos a la vieja y achacada Europa. “Europa retomará su camino. Esta fase crítica no se revelará inútil. Nos ofrecerá nuevos instrumentos. Todos reconocen que es tiempo de relanzar el crecimiento económico aunque, sobre los medios para lograrlo, todavía no se ha llegado a un acuerdo. Creo de todas maneras que Europa volverá a ser un factor de crecimiento del mundo”, concluyó. Si llega al gobierno, prometió además que hará una gira por Latinoamérica, como por lo demás le pidió durante su intervención el embajador de México, Miguel Ruiz Cabañas, quien calificó como “indispensable” una visita a la región para acabar con “el vacío” dejado por Italia.

Deja un comentario