Brasil no pretende defender un superávit elevado con Argentina, pero quiere aumentar el flujo comercial tras la brusca caída de sus ventas a ese país en 2012, dijo el ministro brasileño de Comercio Exterior e Industria en una entrevista publicada el viernes.

“Nuestro objetivo, especialmente con relación a Argentina, no debe ser el de producir un superávit gigantesco y permanente a nuestro favor”, declaró el ministro Fernando Pimentel al diario Valor.

Tercer socio comercial de Brasil después de Estados Unidos y China, Argentina redujo en un 20,7% las importaciones brasileñas en 2012. Los exportadores brasileños atribuyeron la caída al aumento de barreras y requisitos al comercio por parte de Argentina.

El ministro Pimentel consideró “coyuntural” la reducción de las ventas y confió que este año la situación se “aliviará un poco”.

“Argentina estuvo el año pasado bajo una presión cambiaria muy fuerte, tuvo que pagar una porción muy significativa de deuda externa”, justificó el funcionario. Pimentel insistió en que Brasil busca una integración más estrecha con Argentina, a costa incluso de tener “un superávit un poco menor”.

“Desde nuestro punto de vista, lo que queremos es aumentar el flujo de comercio con Argentina, no sólo las exportaciones. Las importaciones también son importantes”, sostuvo.
Delegaciones de los dos países se reunirán el 27 de febrero para discutir acuerdos de “integración productiva” y analizar la inminente renovación de un acuerdo comercial de autos, según Pimentel.

El año pasado, las ventas de Brasil a Argentina alcanzaron los 17.998 millones de dólares, un retroceso del 20,7% frente los 22.709 millones de 2011. Entretanto, las ventas argentinas se contrajeron 2,7% y sumaron 16.444 millones de dólares en 2012.

Deja un comentario