El magistrado señaló que en el departamento que alquilaba la víctima se secuestró documentación que “determina claramente la comercialización algún tipo de estupefaciente”, además de un arma. La novia de Maxi quedó imputada por asociación ilicita.

Por Lorena Panzerini

El juez Javier Beltramone indicó ayer que el homicidio de Maximiliano “el Quemadito” Rodríguez, perpetrado el martes pasado en Corrientes y Pellegrini, fue “un crimen con mensaje mafioso”. Además el magistrado señaló que en el departamento que alquilaba la víctima se secuestró “documentación que determina que claramente se estaba comercializando algún tipo de estupefaciente”. Frente al resultado que arrojó el allanamiento en el domicilio de calle Pellegrini al 1400, donde la víctima convivía con Sofía Laffatigue, en el piso 11, copia de la causa pasó a la Justicia Federal. Al parecer, se habría encontrado un cuaderno de anotaciones que vincularía a la pareja con cuestiones de narcotráfico; también secuestraron un arma calibre 22 con cinco proyectiles. La joven de 19 años permanecerá detenida, ya que el juez le imputó “encubrimiento, tenencia de arma de uso civil y asociación ilícita”. El magistrado indicó además, que el Quemadito pagaba 7 mil pesos mensuales por el departamento y se movilizaba en un “auto caro”.

Si bien la causa permanece bajo secreto de sumario, el juez Beltramone informó ayer sobre las cuestiones puntuales que se produjeron en el marco de la causa, hasta ahora. “Anteayer (por el miércoles) personalmente y con personal policial y del juzgado se allanó la vivienda donde estaba habitando Rodríguez. Localizado el propietario a través de una inmobiliaria se determinaron algunos aspectos relevantes en función de una persona que acababa de recuperar su libertad (el 29 de diciembre pasado) y estaba viviendo en un departamento en primera línea sobre calles Pellegrini y Corrientes, con un costo mensual estimado de alquiler y gastos centrales de 7 mil pesos. Dentro del domicilio se secuestró un arma calibre 22 cargada con cinco balas en aparente perfecto estado de funcionamiento; y documentación que a criterio del juzgado determina que claramente se estaba comercializando algún tipo de estupefaciente”, puntualizó el magistrado.

También fueron secuestrados unos 1600 pesos en efectivo, “entre billetes de cinco y diez pesos, lo que es común en estos casos”, dijo el juez. La documentación –reiteró– “denota claramente, luego lo analizará la justicia federal, que hay comercialización”.

El juez se refirió a una “ejecución con mensaje mafioso” al hablar del homicidio de Rodríguez, aunque aseguró no saber hacia quién puede ir dirigido. “La impresión global y lo que preocupa es el modo de comisión, a cara descubierta y en el centro de la ciudad. Son personas que contaron con información, con tecnología y capacidad operativa, que demuestra prima facie que estamos ante un tipo de criminalidad organizada”, abundó. Sin embargo, a la fecha “no hay pistas sobre quiénes son los autores, aunque sí existe algún tipo de elemento”. Mientras tanto, el crimen está caratulado como NN.

Al hablar del Quemadito, Beltramone recordó: “Era una personas que tenía antecedentes penales por delitos de drogas”. El muchacho de 26 años “no tenía trabajo, ni lo tuvo nunca, pero se manejaba en un vehículo caro, a un mes de salir de prisión”, dijo; y añadió que de la investigación surge que “hay un movimiento y seguimiento que hace al tráfico y comercialización de estupefacientes”.

En tanto, Sofía seguirá detenida. “Cuando se le recibió declaración a la concubina (de la víctima) advertimos que había una intensión clara de querer ocultar información”, planteó Beltramone, sobre lo que lo llevó a dejar presa a la jovencita de ojos claros que anteanoche fue indagada por “encubrimiento, tenencia de arma de uso civil, ya que hay sospechas determinantes de que sabía de la presencia del arma; y también como partícipe de una asociación ilícita”.

Además de la documentación con la que cuenta el juzgado, se solicitó parte del expediente del triple crimen de villa Moreno al juzgado de Instrucción Nº 7, a cargo de Juan Andrés Donnola, “para ver si hay una conexión directa entre los casos, porque el fallecido es el hijo de quien está detenido (Sergio “el Quemado” Rodríguez) y que probablemente tuvo algún tipo de incidencia por lo menos causal en el curso de los hechos que terminaron con el triple homicidio” del 1º de enero de 2012, dijo el juez. Por eso “se solicitó documentación reservada al juzgado Nº 7, y hoy se pone a disposición de la Justicia Federal, donde ya estaba implicado el fallecido, con cuestiones relacionadas al narcotráfico”.

En ese sentido, este diario pudo saber que ayer el juez Beltramone y la fiscal de turno, Nora Marull, se reunieron con el fiscal federal Juan Murray, para intercambiar información y material probatorio de la causa, además de entregarle copia del expediente por la muerte del Quemadito.

Deja un comentario