El tenista argentino Horacio Zeballos vivió una jornada histórica, tras coronar el primer título de su carrera con una victoria sobre el español Rafael Nadal, ex número uno del mundo y máximo favorito, por 6-7 (2), 7-6 (6) y 6-4 en la final del ATP chileno.

El marplatense, número 73 del ranking mundial, se impuso en el court central del club Las Salinas al cabo de dos horas y 46 minutos de juego, en su segunda final en el circuito mayor.

Con 27 años y una década como profesional, el argentino se dio el gusto de sumar su primer título en el circuito, sobre polvo, nada menos que ante el mejor jugador de la historia en esa superficie, que buscaba su consagración número 51.

Nadal, de 26 años, ubicado en el quinto puesto del escalafón actual, regresó esta semana al ruedo luego de una inactividad de siete meses por una lesión en el tendón rotuliano de su rodilla izquierda.

La final del torneo chileno era el segundo antecedente entre ambos tenistas, que a partir de la semana entrante jugarán en el ATP de San Pablo, luego de la victoria del mallorquín en Roland Garros 2010.

Después de perder el primer set en forma ajustada, el integrante del equipo argentino de Copa Davis mostró un juego nunca antes visto en su carrera para ingresar a un círculo de elegidos: vencer al siete veces campeón del Grand Slam parisino en una final sobre su superficie favorita.

Hasta esta noche sólo ostentaban ese privilegio el serbio Novak Djokovic, actual número uno del mundo, y el suizo Roger Federer.

“Es el partido que deseaba toda la vida, jugar una final contra uno de los jugadores más grandes de la historia del tenis”, dijo Zeballos entre lágrimas en la ceremonia de premiación.

“Creo que jugué el mejor partido de mi vida, disfruté desde que entré en calor hasta ahora. Este momento es único. Esto no se va a dar muchas veces”, continuó el argentino, que se adjudicó un premio de 74 mil dólares y 250 puntos para el ranking.

A su turno, Nadal reconoció al argentino y expresó su alegría por la vuelta al circuito: “Quiero felicitar a Horacio por el gran torneo que ha hecho. Ha sido una de las semanas más bonitas de los últimos tiempos”.

“Llevo tiempo sin sentir algo así -amplió-, nunca voy a olvidar esta semana. Aunque hoy no haya podido ser, para mí el hecho de estar aquí es un triunfo”.

A continuación, Nadal jugaba la final de dobles en pareja con el argentino Juan Mónaco ante la dupla italiana de Paolo Lorenzi y Potito Starace.

Deja un comentario