“El fútbol argentino me abandonó”, señaló el astro en los Emiratos Arabes Unidos. Criticó a los Grondona, al director de los seleccionados, le pegó por elevación a Sabella y se la agarró con Passarella. Elogios para Messi y, sorpresivamente, para Riquelme.

“Soy un exiliado deportivo. Porque en la Argentina mandan los Grondona. El fútbol argentino me abandonó.” Diego Maradona disparó con dureza contra el titular de la AFA, Julio Grondona, y su familia, y también contra Carlos Salvador Bilardo, a quienes responsabilizó de convertirlo en “un exiliado deportivo” en Dubai, Emiratos Arabes Unidos. A la vez elogió a Lionel Messi y, sorpresivamente, saludó la vuelta de Juan Román Riquelme a Boca.

Luego de haber dejado la conducción del seleccionado argentino de fútbol, tras la Copa del Mundo Sudáfrica 2010, el astro no tuvo más protagonismo en el fútbol de su país y debió emigrar a Medio Oriente, más precisamente a Al Wasl, para continuar su carrera como entrenador.

“Ves al hijo de Grondona (Humberto) que comanda la Selección Argentina y no sabe cómo pegarle a la pelota”, ironizó Maradona, que hoy ya no se desempeña como entrenador sino como asesor de distintas empresas que promocionan espectáculos deportivos en Dubai. “Estoy haciendo mi trabajo, que tal vez no sea lo mío, pero tengo que trabajar”, aclaró, en declaraciones al canal de cable Fox Sports.

Al frente de los seleccionados juveniles de la AFA, Humberto Grondona fue el responsable del papelón que significó la pronta eliminación de la Selección Sub-20 conducida por Marcelo Trobbiani en el reciente Sudamericano de San Juan y Mendoza; tanto el hijo de Grondona como Trobbiani siguen en sus cargos.

Maradona le dedicó una atención especial a Bilardo, que continúa siendo director de Selecciones Nacionales. “Me contaron que a Bilardo ahora le dicen Berisso, porque está atrás de La Plata”, ironizó. Bilardo le había prometido a Maradona en su momento renunciar a su cargo si al entrenador lo despedían de la Selección Argentina.

“Me criticaban que (Nicolás) Otamendi no podía jugar por el costado y acá (Hugo) Campagnaro marca la punta. Conmigo se extrañaron y ahora no. ¿Qué, tiene comprada a la prensa?”, se preguntó Maradona, que desacreditó al ex jugador de Deportivo Morón, actualmente en el Napoli: “Tiene que usar el DNI para entrar a la casa”, dijo. Campagnaro es titular de la Selección que dirige Alejandro Sabella, a quien Bilardo recomendó para el cargo.

“Cuando uno quiere ser maestro de filosofía y no pasó quinto grado, es muy difícil”, cuestionó Maradona a otro de sus antiguos adversarios, Daniel Alberto Passarella, hoy presidente de River. “Es muy mala leche lo que le hicieron a Almeyda”, afirmó. Passarella reemplazó al ex entrenador con Ramón Díaz, otro que tampoco ha tenido una buena relación con Maradona desde hace tiempo.

“Es imposible manejar un club, y más con las urgencias que hoy tiene de ganar –continuó el astro–. Acá primero hay un problema de maldad. Es de un hombre (Passarella) que no piensa irse a pelear con (Mike) Tyson cuando falta una semana para que se defina el descenso”, disparó en relación con la severa discusión que el ahora dirigente sostuvo con Julio Grondona, cuando River transitaba los últimos partidos del Clausura 2011.

Diego insistió en que no mira los partidos de la Selección, pero cambió el tono de su discurso para elogiar a Lionel Messi. “En estos momentos, Messi hace jugar a Barcelona de una manera que es como quiere él. Ahora que Xavi tiene algunos problemas físicos, también hace de Xavi. Cada día que pasa, inventa cosas nuevas. Estamos delante de un jugador excepcional”, sostuvo.

“Cuando Messi no la metía y no cantaba el Himno, era español. Somos unos panqueques. No dicen que Messi lloró desconsoladamente la eliminación del Mundial 2010, con una congoja que no voy a olvidar, lloró más que todos”, agregó Maradona. “Ahora que hablen los estúpidos que decían que yo lo hacía jugar mal en la Selección. A mí el Flaco Menotti, que fue el más grande, nunca me dio una indicación. ¿Qué indicación le podés dar a Messi?”

Llamó la atención el guiño a Riquelme, que está distanciado de Maradona desde la época en que éste era entrenador de la Selección y lo criticó públicamente, al punto de que el futbolista de Boca renunció a seguir jugando en el equipo nacional y no fue convocado por el astro para el Mundial de Sudáfrica. “Riquelme tiene que jugar, tiene que divertirse –opinó–. Jugar en Boca es lo más lindo del mundo. Es la mejor decisión que pudo haber tomado. Vuelve a un Boca que tiene que ganar y a él eso no lo acobarda. Está preparadísimo, le deseo lo mejor”, cerró.

Deja un comentario