El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, instó al Congreso a evitar el recorte automático de gastos que amenaza miles de empleos y que entrará en vigor la próxima semana.

En su alocución semanal de radio e Internet, el mandatario llamó a implementar una reducción “inteligente” del déficit para ayudar a mantener el crecimiento de la economía.

“Después de todo, como hemos aprendido en los 90, nada reduce el déficit más rápido que una economía en crecimiento, que genera buenos empleos a la clase media”, dijo Obama.

“Ese tiene que ser nuestro objetivo de conducción”, agregó.

El recorte automático en el presupuesto, conocido como “el secuestro”, debe entrar en vigor el 1 de marzo si el Congreso no actúa para evitarlo.

Sin embargo, Obama dijo tener la impresión de que los republicanos, en lugar de moverse hacia un acuerdo, “prefieren dejar que estos recortes caigan claramente sobre la clase media.”

A principios de este mes, la Casa Blanca divulgó un estudio del impacto que tendría la aplicación del recorte automático.

El panorama pintado por el informe es nefasto: 10.000 puestos de trabajo docentes están en riesgo; podrían dejar de hacerse inspecciones de alimentos; 373.000 pacientes mentales perderían su tratamiento y los fiscales podrían ser enviados de excedencia.

Además, el FBI tendría mil agentes menos, los préstamos para pequeñas empresas se reducirían en 540 millones de dólares y alrededor de 600.000 mujeres y niños podrían perder la ayuda alimentaria de emergencia financiada por el gobierno, según la Casa Blanca.

En el Pentágono, casi 800.000 empleados se verán obligados a tomar licencia sin goce de sueldo, agregó Obama en su alocución.

Los demócratas y los republicanos deben trabajar juntos para construir sobre la base de la reducción del déficit de más de 2,5 billones de dólares que ya se ha logrado, argumentó.

“Pero creo que hay que hacerlo de una manera equilibrada, con una reducción inteligente de los gastos, la reforma de los subsidios y la reforma fiscal”, dijo el presidente.

“Ese es mi plan. Exige recortes duros, duras reformas y pide más a los estadounidenses más ricos. Está en el sitio web de la Casa Blanca para que todos lo vean. Y requiere que demócratas y republicanos se encuentren en la mitad del camino para resolver el problema”.

Fuente: Ámbito Financiero

Deja un comentario