El lider opositor aseguró que la situación del mandatario es insostenible y que debe irse. Un escribano certificó la contabilidad paralela del gobernante Partido Popular.

El líder del opositor Partido Socialista (PSOE), Alfredo Pérez Rubalcaba, reiteró hoy su exigencia de dimisión al presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ante nuevas pruebas que apuntan a la existencia de corrupción en el gobernante Partido Popular (PP).

Rubalcaba aseguró que la situación de Rajoy es “insostenible” y por eso “tiene que irse”.

Según el secretario general del PSOE, el jefe del Ejecutivo “ligó su suerte al ex tesorero del PP”, Luis Bárcenas, cuya situación se complicó en las últimas horas tras revelarse que certificó ante un notario la existencia de una cuenta B en la fuerza derechista, en la que están registrados donativos y perceptores de esos fondos entre 1994 y 2009.

La descripción que hizo Bárcenas ante notario coincide con los documentos manuscritos publicados el pasado 31 de enero por el diario El País, de los que se desprende el cobro de sobresueldos en el PP, incluido a Mariano Rajoy, y financiación ilegal.

Rubalcaba subrayó en declaraciones a radio Cadena Ser que Rajoy dijo que todo lo relacionado a la corrupción del PP era “falso”. Por eso, además de los problemas económicos y políticos, “ahora Rajoy tiene una crisis moral”.

Para Rubalcaba, el jefe del Ejecutivo tiene un problema no sólo de credibilidad sino “más profundo”, ya que no está legitimado para pedir esfuerzos a los españoles cuando se sabe de los 22 millones de euros descubiertos en Suiza, en referencia al dinero acumulado por Bárcenas en el país helvético.

“Tenemos una crisis tremenda y tenemos un presidente hipotecado”, remarcó.

ENTRE LA ESPADA Y LA PARED

Desde que estalló el escándalo, Rajoy negó cualquier relación con prácticas ilegales y cuando se refirió a Bárcenas –a quien nunca nombra- lo hizo como si fuera un caso aislado.

En su primer debate sobre el Estado de la Nación, evitó hablar de este tema que preocupa a la gran mayoría de españoles, y reiteró su ofrecimiento de un pacto anticorrupción al resto de fuerzas políticas en un intento por aplacar los reclamos de dimisión.

Pero el caso de corrupción compromete cada vez más al presidente del gobierno.

Tras salir a la luz ayer que Bárcenas había declarado la existencia de la contabilidad B ante un notario, las alamas se encendieron hoy cuando agentes de la policía acudieron al domicilio del ex tesorero.

Se especuló con un registro o eventual arresto, pero había sido una denuncia de su esposa ante el acoso de la prensa en las puertas de la vivienda.

Pero el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz ya tiene en su poder el informe de la Unidad de Delincuencia Económica Financiera (UDEF) que reveló lo que Bárcenas declaró ante notario.

De acuerdo con este informe, el 14 de diciembre de 2012, un mes antes de que se revelara que había acumulado hasta 22 millones de euros en Suiza –aunque el juez ya tenía esa información-, Bárcenas se presentó a un notario y dejó constancia de que él y el también ex tesorero Alvaro Lapuerta llevaron entre 1994 y 2009 una “cuenta analítica” con los donativos de empresas y los perceptores de esos fondos a nombre el PP.

Asimismo, declaró que esa contabilidad, que cuenta con el correspondiente soporte documental, refleja “con detalle los nombres de los donantes y los perceptores de los fondos”.

El juez Ruz citó a declarar a Bárcenas para el próximo lunes por las cuentas descubiertas en Suiza. Será entonces cuando el magistrado podría tomar una decisión respecto a las cuentas en negro del PP o si insta a abrir una investigación separada.
Cualquiera de las dos decisiones pondrán a Rajoy contra la pared.

El magistrado investiga a Bárcenas por evasión fiscal en el marco del mega caso de corrupción Gürtel, una red destapada en 2009 que pagaba comisiones al PP a cambio de contratos principalmente en la comunidad de Madrid y Valencia.

Deja un comentario