Desde 2004, pero particularmente en los últimos meses, sectores relevantes del sistema financiero internacional y del gobierno estadounidense se presentaron ante la justicia con argumentos que favorecen la posición local.

Los representantes legales de la Argentina y de los fondos buitre mantendrán el próximo miércoles una audiencia clave en los tribunales de Nueva York, más precisamente ante los magistrados de la Corte de Apelaciones del Segundo Distrito, en el marco de una disputa legal que concita la atención del sistema financiero internacional por las implicancias negativas que podría tener una decisión favorable a los fondos que buscan cobrar la totalidad de sus bonos en default.
Aunque no es garantía de un desenlace positivo, la Argentina llegará a la audiencia del miércoles, convocada para que cada una de las partes presente su posición, con un amplio respaldo de diversos protagonistas involucrados en la controversia. Entre esos apoyos sobresalen la Reserva Federal, la Clearing House de Nueva York y del gobierno de Estados Unidos, que ya a fines de 2003 realizaron presentaciones (amicus curiae) ante la justicia estadounidense en torno a la interpretación correcta acerca del tratamiento igualitario (pari passu) para la totalidad de los tenedores de bonos.
Los mismos protagonistas reiteraron los argumentos en abril del año pasado. La posición del gobierno estadounidense, expresada a partir del Tesoro, es que la interpretación del juez federal Thomas Griesa de que la Argentina violó la cláusula de tratamiento igualitario generará incentivos no deseados en los tenedores de títulos públicos, y que el pago a los poseedores de bonos en default como condición para el pago a los tenedores de bonos que sí entraron a los sucesivos canjes es contraria al proceso de resolución ordenada de crisis de deuda soberana. Asimismo, la administración de Barack Obama dejó en claro que la interpretación de Griesa es contraria a las relaciones bilaterales de Estados Unidos.
Entre los escritos presentados ante la Cámara por terceros no involucrados de forma directa en la disputa (Non Party Appellants) sobresalen los efectuados por la Exchange Bondholder Group (EBG, agrupa a asociaciones de bonistas que entraron al canje), Fintech y el Bank of New York (BONY). En el caso de EBG, la presentación destaca que la decisión de Griesa pone de “rehén” a los bonistas que adhirieron al canje de deuda –aceptando 25 y 29 centavos por dólar– con la intención de forzar al país a pagar al fondo NML, priorizando a este por encima de “innumerable” cantidad de bonistas.
Entre las recientes presentaciones favorables a la posición de la Argentina también se cuentan Euroclear –entidad de clearing con base en Europa–, la poderosa American Bankers Association (ABA) –principal asociación de entidades financieras, fundada en 1875–, y la Clearing House Association, conformada por los principales bancos comerciales de Estados Unidos. En el primer caso, se sostiene que de quedar firme, el fallo plantea problemas de soberanía y competencia que afecta los intereses de la entidad, en tanto que la ABA indicó que la decisión que adopte la Cámara de Apelaciones tendrá implicancias “sustanciales” sobre las instituciones miembros, particularmente sobre el BONY, que actúa como agente de pago de la deuda reestructurada. Por su parte, la Clearing House argumentó que el fallo de Griesa viola principios de equidad, y leyes federales y estaduales, imponiendo costos y riesgos sustanciales a las instituciones que participan del proceso de pago. Es decir, en cada uno de los casos citados, los involucrados indirectamente esgrimieron el perjuicio que a sus intereses representa el hecho de poner en riesgo el normal desembolso de pagos a los acreedores que entraron a los canjes de 2005 y 2010.
En tanto, Anne Krueguer, ex número dos del FMI, aseguró –a través de un amicus curae– el peligro que implica una decisión favorable a los fondos buitre en relación a futuros procesos de reestructuración de deuda soberana. El diputado y ex titular del Banco Central, Alfonso Prat-Gay, y la sociedad de Bolsa Puente también presentaron argumentos favorables a la posición argentina.
Aunque la Argentina logró reestructurar más del 92% de la deuda en default, los fondos buitre obtuvieron en febrero de 2012 un fallo en la justicia estadounidense que señala que la Argentina violó la cláusula de tratamiento igualitario. En la audiencia de pasado mañana comienza la recta final de este proceso. «

a favor
de los fondos

¿Quiénes se presentaron a favor de los fondos buitre? El académico Kenneth Dam, quien califica a la Argentina como un “defaulteador serial”; la Italian Bondholders, que representa a 54 mil tenedores por cerca de U$S 1000 millones; la Washington Legal Foundation, un think tank de neto corte neoliberal, y Duane Morris, grupo de inversores individuales que compraron los bonos en 1994 en el mercado secundario. También cosecharon apoyos de Montreaux Partners y Wilton Capital, fondos dedicados a la inversión en deuda soberana.

Deja un comentario