El español derrotó al suizo por 6-4, 3-6 y 6-1 y se consagró campeón del certamen porteño, como ya lo había hecho en el 2012. Es su segunda corona de la temporada.

David Ferrer derrotó a Stanislas Wawrinka y, por segundo año consecutivo, se quedó con el título en el ATP de Buenos Aires. El español se impuso por 6-4, 3-6 y 6-1 en 1 horas y 45 minutos de juego.

Ferrer había accedido a la final luego de superar a su compatriota en Tommy Robledo por 6-3 y -6-2, mientras que Stanislas Wawrinka lo había hecho al vencer a Nicolás Almagro por 6-3 y 7-5 en la semifinal.

El partido fue cambiante. En el primer set, Wawrinka quebró en el cuarto game, pero el español se rehízo rápidamente y se quedó con el servicio de su rival en el siguiente juego. Luego de un pequeño lapso de desconcentración, Ferrer se reencontró con su juego y volvió a quebrar, para tomar el mando en el marcador y, finalmente, cerrar las acciones de la primera manga con un 6-4 a su favor.

El segundo set tuvo un desarrollo muy similar. Tras un comienzo parejo, el suizo logró nuevamente una ventaja de 3-1 en el marcador pero, cuando llegó a sacar para estirar las distancias, el español quebró en cero su servicio y se recuperó. Sin embargo, a diferencia del primer parcial, el suizo pudo lograr su segundo quiebre consecutivo en el siguiente juego de saque del español para, finalmente, quedarse con el parcial por 6-3 y forzar la definición del encuentro a una tercera manga.

Wawrinka mantuvo su nivel y, ya en el inició del set definitivo, marcó diferencias al quedarse con el saque del español. Pero, nuevamente, el suizo iba a sufrir los embates del español, quien no vaciló y, sacando a relucir su mejor tenis, ganó seis juegos de manera consecutiva y cerró el pleito con un arrollador 6-1.

El español número cuatro del ranking jugó por tercera vez la definición del ATP 250 de Buenos Aires, la segunda de manera consecutiva. Tras su consagración en 2012 –donde venció a Almagro-, se convirtió en el primer jugador en ganar en dos oportunidades la copa desde Guillermo Vilas en 1977.

Este es el segundo título del año para el número 4 del mundo, que ya se había consagrado en Auckland, y el número 20 de su carrera.

Deja un comentario