Raúl Castro, de 81 años, fue reelecto por cinco años y anunció un proceso de “relevo de los dirigentes” que pareció comenzar con la designación de Miguel Díaz Canel, de 52 años, como número dos del gobierno en reemplazo de José Ramón Machado, de 82.

El esperado nombramiento de Castro fue la decisión más relevante adoptada durante la sesión inaugural de la nueva Asamblea Nacional (parlamento), de la que participó el líder histórico, hermano del mandatario y también diputado, Fidel Castro, informó la prensa oficial de la isla.

La Asamblea, además, eligió a Díaz Canel como primer vicepresidente del Consejo de Ministros y a Ernesto Lazo, de 68 años, como titular del legislativo en reemplazo de Ricardo Alarcón, de 75, reportaron el sitio web Cubadebate y la agencia de noticias Prensa Latina.

“Deseo esclarecer que en mi caso, con independencia de la fecha en que se perfeccione la Constitución, éste será mi último mandato”, dijo Raúl Castro en su discurso de asunción, en referencia a la reciente reforma que limita a dos períodos las gestiones de las más altas autoridades de la isla.

“Deseo esclarecer que en mi caso, con independencia de la fecha en que se perfeccione la Constitución, éste será mi último mandato”
Raúl Castro Castro, quien asumió interinamente el gobierno el 31 de julio de 2006, por enfermedad de su hermano Fidel, fue nombrado oficialmente presidente por primera vez hace cinco años.

El jefe del Estado destacó asimismo la entrada en vigencia, el mes pasado, de las medidas que redujeron las restricciones que tenían los cubanos para viajar al exterior y que, dijo, “están en completa aplicación sin contratiempos, con una favorable acogida por parte de la población y la abrumadora mayoría de la emigración cubana”.

El mandatario quedó secundado ahora por Díaz Canel, cuya promoción se daba por segura en las últimas semanas, en las que se mostró en público de manera cada vez más frecuente, y a quien se considera llamado a encabezar el paulatino recambio generacional de la cúpula partidaria y gobernante.

Formado como ingeniero electrónico y sin haber sobresalido hasta ahora por carisma ni dotes oratorias, ingresó al Buró Político del Partido Comunista Cubano (PCC) en 2003, a propuesta de Raúl Castro, quien lo definió entonces como un “joven compañero” de “sólida firmeza ideológica”.

En 2009 fue designado ministro de Educación Superior y en marzo de 2012 dejó ese cargo para ocupar una de las vicepresidencias del Consejo de Ministros, el máximo órgano ejecutivo de la isla.

En las cinco vicepresidencias que el Ejecutivo cubano tiene por debajo de los puestos que ocupan Castro y Díaz Canel fueron ratificados Gladys Bejerano -también contralora general de la República- y Ramiro Valdés, y fueron incorporados Machado, Lázara López y el sindicalista Salvador Valdés, en tanto Homero Acosta continuará como secretario.

En tanto, la Asamblea elegió para presidirla a Lazo en lugar de Alarcón, quien ocupó ese cargo en los últimos 20 años, y ratificó a Ana María Mari Machado como vicepresidenta y a Miriam Brito como secretaria.

Todos los cargos ejecutivos y legislativos designados hoy tienen vigencia por los próximos cinco años y fueron elegidos mediante voto secreto por los 602 diputados presentes, de los 612 totales elegidos en comicios el 3 de este mes.

Lazo, quien pasado mañana cumplirá 69 años, nació en el seno de una familia campesina extremadamente pobre y se convirtió en uno de los políticos de raza negra que más alto llegó en la dirección del país.

Es uno de los hombres fuertes del PCC y miembro del selecto Buró Político de la organización y de su Secretariado, en el que está a cargo del área ideológica, donde está considerado como defensor de la ortodoxia.

En el partido único de la isla inició su militancia en 1963; en 1986 ingresó en el Buró Político y en el Secretariado, y desde 2003 estaba al frente de los departamentos Ideológico y de Educación, Ciencia, Cultura y Deportes del PCC.

Tras su designación, se convirtió en el sexto presidente de la historia de la Asamblea Nacional, que actualmente está integrada por 612 diputados con un promedio de edad de 48 años y 67 por ciento de renovación respecto de la legislatura que culminó su mandato hoy.

Deja un comentario