Keith OBrien es el cardenal más importante de la iglesia católica británica, y afirmó que debe darse por finalizado el celibato porque “Jesús no dijo nada” sobre el matrimonio entre clérigos.

“Los sacerdotes católicos deben poder contraer matrimonio y tener hijos”, dijo el viernes el cardenal Keith OBrien, el más importante en la jerarquía de la iglesia católica británica, en declaraciones a la BBC.

La regla de la Iglesia que impone el celibato de los sacerdotes “no es de origen divino” y debe ser cambiada, dijo Monseñor OBrien, 74 años, que debe participar en el cónclave que elegirá al sucesor del papa Benedicto XVI.

“Jesús no dijo nada sobre el celibato del clero y el eventual matrimonio de los sacerdotes”, insistió OBrien. Por otra parte, el cardenal británico dijo que aún no sabía a quien iba a votar para reemplazar a Benedicto XVI que el 28 de febrero próximo cesará de ser Papa, pero señaló que debía ser alguien más joven y, quizás, oriundo de un país en desarrollo.

Deja un comentario