Liliana Fernández espera que la Justicia no apruebe el beneficio de la probation para un joven que atropelló y mató a su hijo, Lucas. Este miércoles, la Cámara del Crimen 1e prometió una respuesta.

“Ya han suspendido dos veces el juicio por la presentación que hizo la defensa de Jorge Sebastián Pardo Olivieri, quien iba conduciendo a 100 km/h cuando atropelló a Lucas. Queremos que se aplique la figura de homicidio con dolo eventual y que sea juzgado”, sostuvo.

“Es un cuentito de nunca acabar porque desde fines del año pasado que estamos esperando que la Cámara defina qué va a hacer con el pedido de la probation y así nosotros sabremos a qué atenernos. Pero vengo a la Justicia y me responden que todavía no hay acuerdo entre los integrantes de la Cámara para que definan si le hacen lugar o no a la probatión”, comentó.

Lo que busca la mujer es que el conductor que atropelló a su hijo “no tenga el privilegio de pagar una condena como a él se le ocurra, con donaciones y trabajo comunitario en una escuela donde se desempeña su madre. Una vida no puede ser canjeada. Este es un caso donde quedó bien claro que Pardo iba a una velocidad no permitida. El doctor Lucero, a quien le agradecemos su apoyo, ratificó que la calificación debía ser homicidio con dolo eventual y no culposo, porque cualquiera es conciente de que conducir a semejante velocidad puede provocar daños graves a él mismo y a los demás”.
“Quiero decirle a toda la comunidad que no solamente se trata de mi hijo, sino de todas las madres que deben soportar el dolor de la pérdida y, encima, la indignación por la impunidad y la falta de Justicia. En este hecho, sucedido hace tres años, quedó demostrado con pericias que la velocidad del auto era de 100 km/h ¿qué más quiere la Justicia para condenar?”, advirtió.
El choque ocurrió el 14 de julio de 2010, cuando Lucas Cuello intentó cruzar la avenida 25 de Mayo y fue atropellado por el vehículo que conducía Pardo Olivieri. “Mi hijo estuvo un mes en agonía hasta que falleció. Jamás alguien vino a preguntar cómo esta, ni mucho menos a pedir disculpas. La actitud que tuvo Pardo Oliviere fue de desprecio, desde un primer momento cuando mi hijo había quedado tirado y muy malherido, le reprochó porque había provocado daños en su auto”.

 

Deja un comentario