Hubo fuertes críticas hacia la postura “corporativa” de un sector del Poder Judicial. La procuradora Gils Carbó lo acusó de no haber puesto jamás en cuestión al poder financiero. La defensora Stella Maris Martínez calificó de “ficción” a la Corte Suprema. Detalles.

Alrededor de un millar de personas se dieron cita ayer en la Biblioteca Nacional en la jornada inaugural de la convocatoria por una Justicia Legítima, con un fuerte cuestionamiento y denuncia hacia la postura “corporativa” de un sector del Poder Judicial. “Para democratizar los estamentos judiciales debe haber más debate que consenso”, dijo en las palabras de apertura la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, en respuesta al discurso pronunciado el martes en la apertura del año judicial por el titular de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti. La creación de una organización paralela a la tradicional Asociación de Magistrados, un observatorio externo de la independencia judicial, la reforma de los códigos de procedimiento, la mejor asignación de recursos, la participación ciudadana en la selección de jueces y la renovación periódica de los cargos, fueron algunas de las propuestas que se escucharon, y que continuarán siendo debatidas en los talleres que se realizarán hoy.

Con un auditorio repleto de jueces, fiscales, defensores y funcionarios de la justicia, comenzó ayer la primera de las dos jornadas de la convocatoria surgida a partir de una solicitada por un nutrido sector del Poder Judicial que reaccionó ante un documento –impulsado por la Corte– que denunciaba presiones del Poder Ejecutivo a los jueces, en medio de la causa por la Ley de Medios. La capacidad quedó desbordada incluso en el primer piso del edificio, por lo que hubo un importante grupo de asistentes que permaneció escuchando las exposiciones desde la explanada de la Biblioteca. La apertura del evento estuvo a cargo de Gils Carbó que permaneció en primera fila, al igual que la encargada del cierre, la defensora general de la Nación, Stella Maris Martínez.

“Hay que reconciliar el sistema judicial con la ciudadanía”, afirmó la jefa de los fiscales, a la vez que hizo foco en que “los mecanismos internos de sometimiento por cooptación, difícilmente puedan ser erradicados a través de una ley”. Acusó de tener una “visión sesgada de la independencia” que reclamaron las entidades de magistrados como un “mero slogan”, y lo diferenció con su silencio ante la pérdida de derechos sociales a lo largo de la historia. “El Poder Judicial jamás puso en cuestión al poder financiero”, fustigó. A su vez, cargó contra la Cámara Civil y Comercial cuando mencionó las prácticas de “forum shopping, justicia cautelar, y elección a dedo de jueces subrogantes”, todas vinculadas al tratamiento de Ley de Medios, en los últimos años. “La dependencia judicial se construye desde las reglas internas y los lobbys oscuros que mueven los hilos en la Magistratura”, aseguró Gils Carbó que consideró un “punto de inflexión” la convocatoria, he hizo un llamado a la “revisión profunda de las bases institucionales”, no sólo en los reglamentos. Por su parte, Martínez resaltó: “El detonante de este movimiento fue lo que pasó con la Cámara y la Ley de Medios, donde todos nos sentimos humillados”, y calificó de “ficción” a la Corte. “Tiene tanta cantidad de casos que no puede llegar a analizarlos jamás, y se le da más facultades que a cualquier otro funcionario del país. La Corte puede decir ‘no, porque no'”, sostuvo. “No tenemos que tener miedo a la gente, sí le tienen que tener miedo los que convirtieron a la justicia en un club privado”, concluyó, en medio de un cerrado aplauso.

Deja un comentario