El intelectual francés Stéphane Hessel, autor del libro “¡Indignaos!” que inspiró a movimientos de protesta en todo el mundo, falleció a los 95 años.

Stéphane Hessel nació el 20 de octubre de 1917 en Berlín, llegó a Francia a los 8 años de edad y adquirió la nacionalidad francesa en 1937. Resistente y deportado durante la Segunda Guerra Mundial, y luego embajador de Francia, Hessel, hombre de izquierdas y europeísta convencido, era conocido por sus posiciones en defensa de los derechos humanos, el derecho de asilo, los derechos de los inmigrantes y los derechos de los palestinos.

Escribió numerosas obras, pero fue el pequeño libro “¡Indignaos!, publicado en 2010 y en el que defendía el espíritu de resistencia, que le dio celebridad mundial.

Entre las primeras reacciones, el presidente del Parlamento europeo, el socialdemócrata alemán Martin Schulz, saludó al “gran europeo, siempre comprometido, nunca satisfecho, impulsado por un espíritu de combate y de libertad”.

En Francia las declaraciones de homenaje de personalidades políticas son innumerables. El primer ministro francés Jean-Marc Ayrault afirmó que “Stéphane Hessel encarnaba el espíritu de resistencia”, “la fuerza del combate contra todas las injusticias” y era para “todas las generaciones una fuente de inspiración” encarnando “la fe en el porvenir de este nuevo siglo”.

“¡Indignaos!”, libro-manifiesto que llama a la “insurrección pacífica” resonó en todo el mundo, con más de 4 millones de ejemplares vendidos en 35 países.

Hessel denuncia en su texto el desnivel creciente entre los muy ricos y los muy pobres, el estado del planeta, la manera como se trata a los indocumentados, a los inmigrantes, a los gitanos, la carrera por el “más todavía”, la dictadura de los mercados financieros, y lamenta que se hallan saldado los derechos adquiridos desde la Resistencia francesa (jubilaciones, seguridad social).

Acompañó los levantamientos populares en los países árabes y sirvió de bandera a los movimientos protestarios de “los indignados” en los países occidentales, desde España y Grecia hasta Estados Unidos, donde inspiró al movimiento “Occupy Wall Street”.

Era hijo de Franz Hessel y de su esposa Helen Grund, que inspiraron junto con el escritor Henri-Pierre Roché la historia de “Jules et Jim” llevada al cine por el director François Truffaut.

Naturalizado francés en 1937, estudió en la Escuela Normal Superior de París y se diplomó en filosofía.

Fue movilizado en 1939 al empezar la guerra y se unió a las Fuerzas Francesas Libres en 1941. Detenido por la Gestapo, fue deportado en 1944 al campo nazi de Buchenwald, en el que ocultó su identidad para escapar a la muerte y del que se evadió.

Al terminar la guerra, emprendió una carrera diplomática como adscripto al secretariado general de la ONU (1946-1951). En las Naciones Unidas participó en la elaboración de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Luego desempeñó varios altos cargos en la función pública y en la diplomacia francesa.

Fuente: Ámbito Financiero

Deja un comentario