El Gobierno argentino ponderó el interés de los jueces de la Corte de Apelaciones de Nueva York, en los argumentos esgrimidos por los tenedores que ingresaron al canje y por el Banco de Nueva York (terceros afectados) favorable a la posición argentina y confirmó que sigue vigente el pedido “en banc” para que el caso sea revisado por la totalidad de los jueces del tribunal.

Así lo confirmó a Télam el ministro de Economía, Hernán Lorenzino, a través de una entrevista telefónica desde Buenos Aires.
El ministro analizó lo acontecido en la audiencia ayer en Nueva York, en la que estuvo presente junto al vicepresidente de la Nación, Amado Boudou.

Para Lorenzino hubo dos hechos relevantes: la estrategia de los bonistas que ingresaron al canje, equivalente al 93% del total, y la del Bank of New York, en términos de exposición, con argumentos favorables a la Argentina.

El ministro resaltó que la exposición y las preguntas de los jueces en torno a esta cuestión explicó entre “un 70% y 80%” del tiempo total de la audiencia.

Fue la primera vez que un tribunal pidió escuchar la posición de los bonistas que ingresaron al canje y de la cadena de pagos representada por el BONY.

Quedó claro también que el BONY fue “exitoso” al momento de demostrar a la Corte que “la entidad tiene una obligación con los bonistas y no con la Argentina”.

En tercer lugar, Lorenzino destacó el “efecto sistémico” que puede tener el pronunciamiento de la Corte y puso de manifiesto que en caso de que prospere el fallo del juez Thomas Griesa, queda en desventaja la jurisdicción de Nueva York porque en este tipo de litigio “paga más ir a la justicia norteamericana, que alcanzar un acuerdo entre acreedor y deudor”.

Al ser consultado sobre lo que puede esperar la Argentina en materia judicial, Lorenzino dijo que “hay que esperar la sentencia”.
A lo que agrego: “esperamos que prevalezca el sentido común, de que hay que considerar a los acreedores (holdouts) con la misma posición que los bonistas que ingresaron al canje”.

De esta última forma, el ministro explicó los dichos del abogado defensor Jonathan Blackman, quien dijo que Argentina “no podría pagar” si prevalece una solución que favorezca más a los holdouts que a los bonistas que ingresaron al canje.

Y amplió: “la Argentina es soberana, tiene sus propias leyes que rigen su accionar y no se puede ir en contra de ellas”.

“Es factible una solución para los holdouts en la misma medida que el resto”, subrayó.

Cuando fue consultado sobre el pedido “en banc” formulado a la Corte, para que el caso sea analizado por sus trece miembros y no solo por tres como sucede en la actualidad, Lorenzino ratificó que “sigue vigente, sigue en pie”.

De esta forma, el ministro dio por tierra con versiones periodísticas publicadas hoy en Buenos Aires que dan cuenta de lo contrario.

“Lo que se rechazó fue la posibilidad de una nueva audiencia con el mismo panel, algo que había solicitado la Argentina ni bien se conoció el fallo, e incluso ante de analizar ir por la vía del ‘en banc'”, dijo Lorenzino.

Durante la jornada de hoy, en Nueva York hubo una serie de conferencias en la que especialistas analizaron el escenario ‘post audiencia’.

El abogado Darren Traub, del estudio Akerman Senterfitt, cree que el fallo podrá conocerse en algunas semanas y que podría no ser favorable para la Argentina.

Traub pertenece al estudio del abogados que presentó en Nueva York el Amicus de la Argentina del diputado Alfonso Prat Gay
En tanto, el abogado y especialista Eugenio Bruno dijo que los sorprendió que se volviera a discutir la cuestión del ‘pari passu’ o tratamiento igualitario, ya que -a su criterio- la Corte ya había fijado posición con el fallo anterior.

También destacó la inquietud del tribunal sobre la compra de NML de derivados (los seguros de default), y sobre el rol del BONY, además de la “dureza” de la jueza Reena Raggi al momento de las preguntas.

También estuvieron en la conferencia el economista Walter Molano y Enrique Bolini, mientras que desde Miami y Buenos Aires -vía teleconferencia- expusieron Alberto Bernal y Claudio Zucovicki, respectivamente.

Deja un comentario