Ante la situación inédita denominada “sede apostólica vacante” por la renuncia de Benedicto XVI, la Iglesia emitió una serie de disposiciones especiales y recomendaciones para tener en cuenta hasta que un nuevo papa sea elegido.

Ante la situación inédita que se produce por primera vez en casi 600 años por la renuncia de Benedicto XVI, la Iglesia de Buenos Aires emitió una serie de disposiciones especiales y recomendaciones para tener en cuenta durante los días de la denominada “sede apostólica vacante” hasta que un nuevo papa sea elegido.

Antes de partir hacia Roma, donde hoy participa de la despedida del Papa, el arzobispo de Buenos Aires, Jorge Bergoglio, emitió una serie de disposiciones y aportes para que tengan en cuenta las iglesias de la ciudad, a partir de las 20 de hoy cuando Benedicto XVI deje de ser papa.

Entre esas medidas, se indica que en las misas que se celebren después de las 20 de hoy se debe omitir en las plegarias eucarísticas la frase que hace referencia al Santo Padre y directamente se nombrará al obispo, disposición que cesa en el mismo momento en que se anuncia el nombre del papa recién electo. Se dispone asimismo que el día de inicio del cónclave, que aún no está definido, o el día siguiente, se celebre en toda la arquidiócesis la Misa por la elección del Papa.

En tanto, en los conventos de vida contemplativa “se rogará insistentemente por la elección del nuevo Sumo Pontífice, ofreciendo las oraciones y sacrificios que crean convenientes según el espíritu de la comunidad”. También se especifican en detalle las oraciones para utilizar en las celebraciones litúrgicas.

Deja un comentario