Susana Giménez y Mirtha Legrand serán las madrinas de esta cuarta edición del carnaval de Rio.

Por: Guillermo Mazzola

La próxima semana se dará lugar a la cuarta edición del carnaval de Rio en San Luis. Para quienes recuerdan o han vivido lo que es y significa un carnaval sabrán que cuando hablamos de carnaval hablamos de una verdadera fiesta popular, donde la ciudad entera empieza seis meses antes aproximadamente a trabajar en los preparativos. Un carnaval implica la preparación de comparsas, indumentaria, murgas, grupos musicales, etc. Y lo más característico de estas fiestas es que todo se prepara entre los mismos habitantes del lugar.

Veamos que nos aporta, meses previos a un verdadero carnaval surgen murgas en los barrios, que por lo general ensayan todo el año para la fiesta, a estos ensayos acuden niños, adolescentes y hasta adultos que aprenden a tocar un instrumento y a bailar y al bailar desarrollan una gran actividad física y artística, en ves de estar en las calles sin hacer nada. Así con sus bailes y su música las murgas inundan de alegría los barrios. También surgen talleres textiles donde mujeres, en su mayoría, que antes eran desocupadas empiezan a trabajar dignamente en coser y confeccionar los trajes. Se preparan muñecos y carrozas para los desfiles. Todas estas actividades generan una participación masiva de la comunidad en el carnaval y cubren así no solo una demanda económica de muchos vecinos, si no un gran vacío cultural, cubren los carnavales una verdadera demanda de argentinidad, de trabajar todos juntos por una misma causa, aprendiendo y divirtiéndose, mientras se trabaja. El carnaval genera un gran sentido de propiedad sobre nuestra provincia y es motor de la alegría y la sabiduría popular.

Eso es realmente el carnaval, una fiesta, un verdadero ritual popular que hace libre al pueblo.

Pero a decir verdad, esto que han dado a llamar carnaval de Rio ¿es un verdadero carnaval popular?, o ¿es tan solo un evento pensado desde el marketing y la publicidad del gobierno de la provincia? ¿es un evento que genera trabajo genuino en los barrios, que desarrolla murgas y una alegría que dura todo el año?, o ¿es a caso, una ilusión, una fantasía que nos hacen creer para sentir que vivimos en otra provincia, incluso en otro país?. Veamos, cuanto cuesta este espectáculo.

Se aproxima para este año un gasto total de 60 millones de pesos aproximadamente para cubrir el evento… ¿puede alguien imaginarse el carnaval que se podría organizar con ese dinero? dinero que por si fuera poco sale en su mayoría al exterior ya que el carnaval es traído directamente desde Brasil.

San Luis entre las 24 provincias de todo el país ocupa el tercer lugar entre las provincias donde los trabajadores reciben los sueldos más bajos y recibe los trabajos más indignos, también contamos con uno de los peores servicios de salud y educación pública de Argentina. Pero tenemos un ¨carnaval¨ donde la entrada para asistir varia de unos 30 a 240 pesos, donde se gastan 60 millones de pesos, que van a parar en su mayoría al exterior y donde el que vive en San Luis, solo puede pagar una entrada y observar desde afuera el show.

¿ Es esto un carnaval, o es una verdadera burla a todo el pueblo puntano? eso queda a su consideración…

Deja un comentario