El ministro de Trabajo afirmó además que representa a un gobierno que “asumió que el salario, el empleo y la protección social no van a ser nunca más la variable de ajuste en nuestro país”.

El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, afirmó hoy que “esta es la primera vez que un gobierno no le hace pagar la crisis a los trabajadores”, al participar de un acto de la Confederación de Sindicatos Industriales de la República Argentina.

“Este gobierno sostuvo y sostiene la importancia de una alianza estratégica con el movimiento obrero”

Tras señalar que “este gobierno sostuvo y sostiene la importancia de una alianza estratégica con el movimiento obrero”, añadió que representa “a un gobierno que ha asumido que el salario, el empleo y la protección social no van a ser nunca más la variable de ajuste en nuestro país”.

Seguidamente, el titular de la cartera laboral recordó que durante 2009 concurrió a ver a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y apenas la vio, ella le dijo: “Carlos, el empleo y la negocación colectiva no se tocan”.

“Este gobierno sostuvo y sostiene la importancia de una alianza estratégica con el movimiento obrero”
Asimismo, Tomada luego de sostener que “no nos perdonan que el salario sea un factor de desarrollo y no solo un costo laboral”, exhortó “a aprender que este es el ámbito donde se dirime esta nueva conflictividad intersindical -lucha por encudramientos gremiales-, porque, compañeros nunca nuestro principal enemigo puede ser otro sindicato”.

El discurso del ministro tuvo lugar durante un acto en el Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (Smata)donde se oficializó el reconocimiento de las autoridades laborales la conducción de la Csira, cuyo secretario general es Ricardo Pignanelli y secretario adjunto, el metalúrgico Antonio Caló.

“En el 2009 la presidenta Cristina Fernández de Kirchner me dijo: “Carlos, el empleo y la negocación colectiva no se tocan”

De la ceremonia participaron la ministra Débora Giorgi y una veintena de titulares de gremios industriales como Uocra, Sanidad (rama farmacéutica); Vestido; Textiles; Químicos, entre otros, comenzó con una alocución del dirigente de la construcción, Gerardo Martínez.

Le siguió en el uso de la palabra el titular de la CGT, Antonio Caló, quien recordó como surgió la idea de conformar esta Confederación de Sindicatos Industriales.

Al respecto sostuvo que “nuestros mayores nos enseñaron que Smata y UOM eran River y Boca y cuando nos juntamos con Pignanelli, nos dimos cuenta que Boca y River no le servían al país. Nos dimos que cuenta que para que sirviera al país teníamos que formar un seleccionado para defender la industria nacional”.

Por su parte, Pignanelli, titular de la flamante confederación indicó que “algunos políticos son como los muertos vivos, o como Niki Lauda que se quemaron y siguen corriendo, pero Lauda puso las bo…. y se subió a un Fórmula 1 y estos siguen corriendo quemados y todo, porque están apoyando intereses foráneos que nada tienen que ver con la calidad vida de los trabajadores”.

“Porque -añadió- tratan de bombardear a los ciudadanos y a los trabajadores, tratan de bombardear a la juventud haciéndoles creer que hay soluciones milagrosas y todos debemos saber que no hay soluciones milagrosas”.

Por su parte, la ministra de Industria, Débora Giorgi afirmó que “compañeros: no es momento para tibios y yo sé que entre mis trabajadores no hay tibios”.

Deja un comentario