El ministro de Planificación Federal aseguró que “la puesta en marcha de la central nuclear Atucha II generará un ahorro de 1.500 millones de dólares anual en importación de combustibles”.

A partir de estos pasos, la Central quedará en condiciones de iniciar la puesta en marcha nuclear para iniciar luego el proceso de generación de energía eléctrica e integrarse al Sistema Interconectado Nacional, al cual aportará el equivalente al 4 por ciento del consumo total del país.

El ministro destacó la importancia del anuncio que realizó hoy la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en su discurso ante la Asamblea Legislativa, en torno a la construcción de una cuarta central nuclear.

La construcción de la nueva central tendrá un costo equivalente al ahorro generado a lo largo de cuatro años por la entrada en funcionamiento de Atucha II.

La cuarta central que tendrá dos reactores independientes estaría ubicada en un predio junto al que ocupa Atucha II, en la localidad bonaerense de Lima, y podría estar en condiciones de funcionar en un plazo de aproximadamente ocho años.

El ministro reveló que ya hay “un primer relevamiento que permite afirmar que hay empresas de al menos cinco países interesadas en participar de la construcción” de la nueva central.

Respecto a las tareas que se desarrollan en Atucha II, De Vido destacó que “se están cumpliendo hoy con los plazos comprometidos para la colocación del último elemento en el núcleo del reactor que ya está completamente cargado y también hemos hecho la prueba con agua liviana”.

“En los próximos días estaremos trabajando para hacer una prueba que nos permita tensionar la línea, prueba previa a la inclusión de agua pesada que es la última fase”, explicó el funcionario.

De Vido afirmó, además, que el Gobierno está haciendo todos los esfuerzos para que en el segundo semestre Atucha II esté en condiciones de aportar energía al Sistema Interconectado Nacional.

“Esto para la Argentina es muy importante, es un gran ahorro de combustible y además diversifica la matriz energética nacional”, subrayó De Vido.

Al respecto enfatizó que “hoy la Presidenta fue muy clara respecto al rol que juega la energía en la economía argentina, y esto es un espaldarazo y un envión muy grande al robustecimiento de la industria argentina, fundamentalmente al sector nuclear que abarca distintas especialidades”.

La potencia de la central Atucha II es de 745 MW (megavatios) y funcionará a base de uranio natural y agua pesada.

La central está ubicada sobre el margen derecho del río Paraná a la altura de la localidad de Lima, en el partido bonaerense de Zárate, distante a 115 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires.

El presidente de Nucleoeléctrica Argentina (NASA), José Luis Antúnez, explicó que “a mediados de año la central nuclear Atucha II comenzaría a generar energía y en dos a tres meses más alcanzaría su máxima potencia”.

“Hoy se terminó de cargar combustible al reactor. Nunca más se hará durante la vida útil del mismo”, explicó a los periodistas el también director ejecutivo del proyecto de terminación y puesta en operación de Atucha II.

La visita de De Vido fue para supervisar la colocación del último de los 451 elementos combustibles que conforman el primer núcleo del reactor de la central nuclear.

La colocación de estos elementos que han sido producidos íntegramente en el país y contienen 85 toneladas de uranio, comenzó el pasado 14 de diciembre.

El proceso comenzó con la prueba de agua, la primera prueba en caliente y la prueba del sistema primario y moderador, que concluyeron con éxito el pasado 6 de enero.

Esta prueba consistió en hacer circular y calentar 500.000 litros de agua liviana mediante las 2 bombas principales del reactor y las 4 bombas del moderador, para luego presurizar el reactor, el sistema primario y el moderador, a una presión equivalente a 175 veces la presión atmosférica para probar su resistencia y hermeticidad.

Cada uno de los elementos combustibles que se terminaron de colocar hoy está compuesto por 37 barras de un material denominado zircaloy, una aleación de zirconio y aluminio, y cada barra encierra pastillas de uranio natural, entre otros pasos previstos.

Deja un comentario