Participaron 14 mil personas, la mitad de las cuales invirtió $ 10 mil en promedio. Para los especialistas, el título probó ser una buena opción y auguran nuevas emisiones en 2013.

En línea con lo que se esperaba, teniendo en cuenta el ritmo de la demanda inicial, el bono para ahorristas minoristas de YPF concluyó ayer su emisión con $ 450 millones de adhesiones, un 50% más que el monto máximo de la colocación, estipulado en $ 300 millones. Cabe aclarar que la alternativa de ahorro se había iniciado en $100 millones y luego fue ampliada en forma automática. “La segunda emisión del bono YPF volvió a generar una enorme atracción en los inversores minoristas. Y fue, como en su primera emisión en diciembre del año pasado, un éxito rotundo”, explicó ayer la firma a través de un comunicado. La petrolera que conduce Miguel Galuccio informó además que, en esta ocasión, participaron de la emisión más de 14 mil personas, y el 44,6% generó órdenes por menos de $ 10 mil inclusive. “Esto es un indicador de que el bono YPF se sigue consolidando como la herramienta de inversión productiva elegida por los pequeños y medianos ahorristas argentinos”, detalló el texto.
Así las cosas, desde la empresa explicaron a este diario que, como hubo sobreoferta, se seguirá el mismo camino de prorrateo que en el bono de 2012: aquellos que invirtieron hasta $ 10 mil, cobrarán la totalidad de la tasa del 19% anual; en tanto que aquellos que invirtieron desde ese monto hasta $ 250 mil, serán objeto del prorrateo.
Una vez más, como en el bono de 2012, los más activos en las colocaciones fueron los bancos. Cabe destacar que este bono duplicó la cantidad de colocadores, de 9 a 18, entre bancos y sociedades de Bolsa. Así las cosas, un relevamiento entre las entidades permite ver que el Banco Provincia recibió posturas por un total de 34,9 millones, es decir un 7,76% del total, lo que significa un incremento del 21,78% respecto de la licitación previa. El total de órdenes ingresadas al sistema fue de 1291, con un monto promedio de $ 27.050. Por el lado del Nación, el monto fue $ 39 millones con 1335 ofertas, el Macro alcanzó los $ 26 millones con 900 operaciones, en tanto que el Hipotecario sumó $ 34 millones con 1117 clientes. Allí la inversión per cápita fue de $ 30 mil promedio.
Otros que tuvieron importantes volúmenes fueron el BBVA Francés y el Santander Río.
Brian Joseth, encargado del bono por la casa de Bolsa Puente Hermanos, explicó a Tiempo Argentino que “es claro que el bono fue muy bien, incluso en nuestras entidades” y adelantó que “hay una sobredemanda, una demanda insatisfecha, lo que abre la puerta a nuevos bonos de este tipo, ya que ha resultado un instrumento muy atractivo para el ahorrista”. En la misma línea, Ariel Setton, economista de la UBA y Plan Fénix, aseveró que “los primeros bonos de YPF fueron un tanteo del mercado para ver cómo respondía, y ya se triplicaron los montos de inversión”. Por esta razón, Setton consideró que “el plan de inversiones de YPF contempla seguir emitiendo a nivel mayorista y minorista, por lo cual habrá más anuncios este año”.
“Estos números son una muestra clara de la impronta que tiene YPF para los argentinos y la predisposición a un cambio de cultura del ahorrista. El bono estuvo pensado para un público masivo que no necesitó de conocimientos financieros sofisticados, y que con requisitos mínimos (sólo se necesitó estar bancarizado) se pudo suscribir fácilmente por teléfono o por medio del website del banco. Estas facilidades fueron otra de las claves del nuevo éxito alcanzado”, concluyó la compañía.

Deja un comentario